Piedras de diverso tamaño cayeron ayer a la avenida de Sardina. / C7

La avenida de Sardina registra un desprendimiento de piedras en la zona sin mallado

Desde el Ayuntamiento de Gáldar recuerdan que esa zona del risco no está mallada, por lo que un cartel informativo advierte de posibles desprendimientos

Patricia Vidanes Sánchez
PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ Gáldar

La avenida de Sardina de Gáldar registró en la mañana del martes el desprendimiento de piedras tras las copiosas lluvias de la noche anterior. Afortunadamente, en el momento del desprendimiento de parte del risco no había nadie transitando por la avenida. Nada más producirse el hecho, operarios municipales procedieron a limpiar la zona, momento en el que además de procedió a la bajada de la barrera para asegurar la zona e impedir el tránsito de peatones.

Desde el Ayuntamiento de Gáldar recuerdan que esa zona del risco no está mallada, por lo que un cartel informativo advierte de posibles desprendimientos. A pesar de esa señalización, hay varios bancos ubicados en el lugar, pegados al risco. Recientemente el consistorio terminó el acondicionamiento y mejora de todo el paseo, lo que incluyó su peatonalización total y la colocación de nuevo mobiliario.

En todo caso, el consistorio galdense cuenta con un informe diagnóstico del lugar y un proyecto, a falta de ejecución de las fases dos y tres. En una primera fase se procedió a la estabilización de los riscos ubicados sobre el paseo marítimo de la playa de Sardina. La obra promovida por el Ayuntamiento de Gáldar contó con financiación del Plan de Infraestructuras Turísticas de Canarias, presupuesto que ascendió a casi 240.000 euros. En total se instalaron 3.700 m2 de malla de protección. Esta actuación coincidió con las obras de rehabilitación de la avenida.