Juan Melián enseña a los alumnos al arte de la poda a pie de árbol. / C7

El arte de podar el almendrero

Alumnos de Valsequillo y San Mateo aprenden a lograr el equilibrio entre el crecimiento y la fructificación del árbol

CANARIAS7

El alumnado del Ciclo Formativo de Grado Medio de 'Aprovechamiento y Conservación del Medio Natural' y el alumnado de FP Básica del IES Vega de San Mateo, han estado en Valsequillo aprendiendo a podar almendreros de la mano del vecino de Valsequillo, Juan Melián.

La poda es uno de los trabajos más importantes para que los árboles sean generosos y den buenos frutos, es una combinación «de arte con técnica que está basada en el conocimiento biológico del árbol» ha dicho Juan Melián y, que se lleva a cabo por seguridad, saneamiento, estética, producción y calidad. Por ello, es muy importante buscar el equilibrio entre crecimiento y la fructificación para obtener árboles fuertes, sanos y atractivos.

Una enseñanza que han puesto en práctica estos jóvenes que han estado en la localidad para llevar a cabo lo aprendido dentro del aula, como ha explicado la profesora de la familia agraria del IES Vega de San Mateo, Lorena Román, «en la formación profesional es muy importante que el alumnado ponga en práctica lo aprendido en las aulas en la vida real y pueda ejecutar todos los conocimientos adquiridos. Al fin y al cabo se pretende que el alumnado en uno o dos años se forme y esté capacitado para incorporarse al mundo laboral y esto es una oportunidad para que ellos compartan experiencias ente ellos y aprendan», ha añadido.

Esta actividad que forma parte del proyecto 'Plan de Reforestación de Valsequillo' que se ha realizado en el municipio para recuperar parcelas agrícolas en desuso y plantarlas con especies agroforestales. Una iniciativa que se ha realizado en colaboración con los propietarios y que tenía entre sus finalidades, precisamente, que sirvieran como parcelas formativas. Una formación que ha sido recibida de manera muy positiva por el alumnado, como ha explicado, Carmelo Ojeda, uno de los alumnos de este Ciclo Formativo «realmente esta actividad es muy valiosa porque estamos aprendiendo un nuevo oficio y hoy lo podemos poner en practica en la propia naturaleza».

El proyecto ha permitido recuperar más de 14 hectáreas de suelo en desuso con la plantación de unos 4.400 árboles frutales, el objetivo era recuperar terrenos abandonados para crear paisajes con árboles tradicionales, como el almendrero. La iniciativa del Ayuntamiento de Valsequillo ha sido financiada por el Fondo Verde Forestal del Cabildo de Gran Canaria.