Foto de archivo de cazadores en Gran Canaria. / arcadio suárez

Arranca en Gran Canaria la temporada de caza con escopeta para perdices y palomas

La veda para la actividad cinegética se levantó en agosto, pero la modalidad con armas empezó el domingo 18 de septiembre y tiene prohibidos los conejos

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

Acaba de arrancar la temporada de caza con escopeta en Gran Canaria, pero solo para perdiz roja y paloma, porque está prohibida para conejos. El Cabildo ha expedido unas 3.800 licencias, de las que, según fuentes de la institución, un 40%, en torno a 1.500, son con escopeta. La veda para la actividad cinegética con armas de fuego se levantó el pasado domingo 18 de septiembre y se prolongará, también para el resto de modalidades, hasta el domingo 30 de octubre. Serán, en total, 13 jornadas, los jueves y los domingos, para la caza con escopeta.

El número de licencias ha subido ligeramente, según informan desde la corporación insular, que atribuyen este incremento, entre otras posibles razones, a la eliminación de la mayor parte de las restricciones a las que obligaba la pandemia de la covid-19.

Las especies cinegéticas en Gran Canaria son el conejo ('Oryctolagus cuniculus'), la perdiz roja ('Alectoris rufa'), la paloma bravía ('Columba livia') y los animales asilvestrados, entendiéndose estos últimos como aquellos de origen doméstico que no dependen del ser humano para su subsistencia y los que no habitan en Canarias de manera natural que se hallen libres en terrenos de aprovechamiento cinegético y carezcan de signo aparente de posesión por una persona, según la Orden de Caza de Canarias, publicada por el Gobierno regional el pasado 29 de junio.

El Gobierno no autoriza la suelta de conejos

Sin embargo, los que cazan con escopeta no pueden capturar conejos. Hace ya unos años que está en vigor esta prohibición en la isla dada la fragilidad de la población de esta especie, que no logra remontar, entre otras causas, por los estragos que le han causado algunas enfermedades, como la mixomatosis.

El último censo precaza arrojó un índice de apenas 0,12 conejos por hectárea, cuando llegó a estar en 2,3. Cuando acaba la temporada, y pese a que solo se permite su captura en Gran Canaria con perro y hurón, modalidad menos efectiva que la de con armas de fuego, su presencia se queda en un 0,08 o un 0,09.

Además, a esto se le añade que hace años que el Gobierno canario no permite la suelta de conejos criados en granja, práctica que antes permitía incrementar el censo. No lo autoriza por el impacto de esta especie introducida en las poblaciones de flora protegida.

Se sueltan 3.000 perdices rojas cada año

La actividad cinegética con perdiz roja presenta mejores registros. De entrada, el censo precaza arroja una presencia de 0,25 o 0,26 aves por hectárea. Además, el Cabildo cría perdices y suelta cada año unas 3.000. Se da también la particularidad de que su caza no está permitida durante toda la temporada cinegética. Solo hay permiso para la captura de esta ave en la isla el mismo tiempo que la caza con armas, desde el 18 de septiembre al 30 de octubre.

C7

De lo contrario, no daría tiempo a que las crías crecieran. Las perdices, palomas y animales asilvestrados se pueden cazar con escopeta y con perro; y las palomas y los asilvestrados, también con escopeta y sin perro. En todo caso, hay limitaciones. Por persona cazadora y día se autoriza un máximo de tres conejos y tres perdices rojas; y por cuadrilla y día, un máximo de nueve conejos y nueve perdices rojas. No hay límites para palomas y animales asilvestrados.