Vista de la escollera que los vecinos aseguran que ha sido agrandada y prolongada. / Iván monagas

Alarma por unas obras en Maspalomas

Polémica. Usuarios denuncian la prolongación artificial de una escollera, mientras la empresa asegura que son tareas de mantenimiento. La alcaldesa pidió este lunes explicaciones

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé de Tirajana

Unas obras en la playa de Maspalomas desataron este lunes la alarma en las redes sociales. Un usuario y vecino de esta famosa cala del sur, Iván Monagas, denunció a través de un vídeo el «uso de maquinaria pesada para sacar piedras de la baja del litoral y prolongar unos metros más, y de manera artificial, la escollera que estaba frente al restaurante El Senador». Se queja Monagas de que la han extendido más hacia el sur, por delante del centro comercial Oasis, alterando las condiciones naturales de la playa para el beneficio privado de esos locales. Y que, además, se actuó pasadas las 11 de la noche, con nocturnidad, para que nadie pudiera verlo por el toque de queda. Su intención era proceder hoy a denunciarlo de manera oficial ante Costas. «Esto no es mantenimiento, son obras de envergadura». Sospecha que no contaban con permiso. Sin embargo, el concejal responsable del litoral en San Bartolomé, Samuel Henríquez, negó, primero, que la escollera se haya alargado. «Eso no se ha tocado en este mandato. Es más, ni siquiera en el anterior a este». Y dijo confiar en la profesionalidad de la empresa concesionaria, que es la UTE que conforman FCC, Bitumex y Lopesan. «De haber algo ilegal, sería el primero en denunciarlo». Por lo pronto, la alcaldesa, Conchi Narváez, anunció que pediría explicaciones y que, en caso de negligencia, depuraría responsabilidades.

Los policías, el pasado viernes, colocando las vallas para impedir caídas por el desnivel generado a la altura del centro comercial Oasis. / C7

Según Henríquez, que pidió un informe específico sobre esta actuación a la UTE, todo se origina a partir de una llamada a la Policía Local el viernes pasado a las 12.30. El mar se había llevado la arena hasta la altura de la pasarela para peatones que discurre junto al centro comercial y había generado un desnivel importante, con riesgo para posibles caídas.

Vídeo.

Esto generaba otro problema: con el paseo así, tampoco podía acceder el camión recolector que recoge los contenedores de la basura del restaurante ni del centro comercial, que dan a la playa. Para resolverlo, añade el informe, había que generarle un acceso al camión, creando un carril de asiento. Con ese fin, dice, se aprovechó la bajamar del viernes, a partir de las 22.15, se recolocaron las piedras caídas de la punta de la escollera y se taparon con arena, que fue allanada. Así, explican, se creó un talud. Aseguran que esta actuación es habitual desde hace 40 años. Según el edil, en unos días el mar devolverá la arena a la playa.