Preparativos en los terrenos de El Pajar que acogerán la desaladora del Salto de Chira. / Salvar Chira-Soria

Aguas ultima aún su informe favorable a la desaladora del Salto de Chira

REE prepara el terreno de El Pajar que acogerá el primero de los elementos de la central de bombeo. La obra, de 26 meses, está adjudicada desde junio

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El Consejo Insular de Aguas (CIA) ultima todavía los informes técnicos y jurídicos para emitir su informe favorable al proyecto de construcción de la desaladora del Salto de Chira, el primer elemento de la central hidroeléctrica de bombeo prevista entre esa presa y la de Soria para almacenar energía renovable.

El informe preceptivo del CIA no es el único de carácter sectorial que precisa el proyecto promovido por Red Eléctrica de España (REE) y en principio, según informa el gerente del CIA, Carmelo Santana, no estará culminado a tiempo de poner la primera piedra de la central antes de que acabe enero.

La construcción y puesta en marcha de la planta de El Pajar, en San Bartolomé de Tirajana, que garantizará el uso hidroeléctrico de los embalses están adjudicadas desde junio de 2021 a la empresa Tedagua, una filial del grupo Cobra-ACS, con un presupuesto de ejecución de 20 millones de euros y un plazo de obras de 26 meses.

Durante el reciente periodo de exposición pública del proyecto por parte del CIA se presentaron cinco alegaciones y todas ellas han sido contestadas ya por REE, precisa Santana, sobre los trámites de una instalación con una capacidad de producción de 7.800 metros cúbicos diarios de agua desalada.

Durante las últimas jornadas se han llevado a cabo trabajos de acondicionamiento de los terrenos del barranco de Arguineguín en los que se construirá la desaladora, evidenciando que REE las pondrá en marcha en cuanto disponga de todas las autorizaciones necesarias para empezar a hacer realidad un proyecto declarado de interés general y de utilidad pública.

La declaración de impacto ambiental del Salto de Chira ha obligado al promotor a llevar más mar adentro el punto de captación del agua y el de vertido de la salmuera resultante de la desalación, cuyas canalizaciones discurrirán en paralelo. La toma de agua debe disponerse ahora a 20 metros de profundidad y el punto de vertido a 25 (estaba previsto a 9,14 metros), aunque la salida al lecho marino de la perforación subterránea que compartirán las dos conducciones se producirá a 6,5 metros.

La declaración de impacto también condiciona el proyecto a realizar, antes de iniciar las obras, un estudio cartográfico, batimétrico y bionómico del fondo marino donde se ubicarán el emisario e inmisario para detallar los tipos de fondos, hábitats y especies de flora y fauna directamente afectados y proceder, en su caso, a la traslocación de los ejemplares de las especies protegidas que lo requieran.