La plataforma Aquagran monitoriza 431 puntos de la red hidráulica del Consejo Insular de Aguas. / c7

Aguas controla en tiempo real los datos de 431 puntos de su red

La plataforma Aquagran incluye a las ocho grandes presas, 66 pluviómetros, todas las desaladoras y depuradoras públicas, 269 hidrantes...

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Entre desaladoras, depuradoras, presas, hidrantes, pluviómetros y otras instalaciones hidráulicas, el Consejo Insular de Aguas (CIA) ha monitorizado 431 puntos de la red pública de producción, almaacenamiento y distibución, cuyos datos controla en tiempo real. Aquagran, un proyecto del programa Isla Inteligente, lo ha permitido con una inversión de 2,2 millones de euros.

88 instalaciones industriales, entre ellas desaladoras, depuradoras, estaciones de bomeo, terciarios, depositos y las ocho grandes presas del Cabildo, están en la plataforma de obtención, monitorización y gestión de datos. Con un par de clicks, los trabajadores del CIA saben en todo momento cuánta energía están consumiendo o cuánta agua entra y sale de ellas, de qué calidad y con qué turbidez.

Todas las tomas de hidrantes del CIA, que son 269, forman también parte de Aquagran, al igual que 66 pluviómetros, todos ellos nuevos, repartidos por los 21 municipios y por toda la geografía insular.

La plataforma dispone de un centro de control principal y otro secundario, es ampliable a nuevos puntos y, entre otras ventajas, destacó el presidente del Cabildo, Antonio Morales, en la presentación, permitirá un mayor control del consumo energético de las instalaciones públicas insulares que pagan más por la factura eléctrica, sus desaladoras y depuradoras.

Responsables del Cabildo, el Consejo Insular de Aguas y la empresa Inerza en la presentación. / C7

El gerente de la Sociedad de Promocion Económica (Spegc), Cosme García, detalló que el coste de Aquagran, que ha tardado tres años en ejecutarse por diversos motivos, se amortizará en apenas dos años solo con el ahorro energético previsto, en torno a 1,2 millones de euros anuales.

No es el único ahorro que producirá porque, por ejemplo, la detección de fugas y pérdidas en la red de distribución también mejorará la eficiencia de los caudales manejados por el CIA.

Fernando Fernández, ingeniero del CIA responsable de la distribución de aguas, quien precisó que la ejecución de Aquagran se encuentra al 90% porque todavia hay sensores ajustándose, resaltó que esta nueva herramienta «permite respuestas inmediatas y proporcionales».