Responsables de Red Eléctrica y del Cabildo ante una infografía del Salto de Chira. / C7

REE adjudica la construcción de la desaladora del Salto de Chira

Tedagua no ejecutará las obras, con un presupuesto de 20 millones de euros, hasta que el proyecto obtenga la declaración de impacto y las autorizaciones

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La concesionaria del Salto de Chira, Red Eléctrica de España(REE) ha adjudicado la construcción de la desaladora de agua de mar (EDAM) que abastecerá al Salto de Chira a la empresa Tedagua, que no iniciará las obras hasta que el proyecto de la central hidroeléctrica obtenga la declaración de impacto ambiental y disponga de las autorizaciones preceptivas.

Con una capacidad de producción de 7.800 metros cúbicos diarios, las obras de la desaladora de El Pajar, en Arguineguín, cuentan con un presupuesto aproximado de 20 millones de euros y un plazo de ejecución de 26 meses. Fueron licitadas en agosto del año pasado, junto a las del tren de generación de la central, es decir, la instalación de las las seis turbinas-bomba tipo Francis reversible que se alojarán en la caverna del salto entre las presas de Chira y Soria.

REE asegura que la licitación de los trabajos «es plenamente compatible» con la próxima declaración de impacto ambiental del proyecto de la central porque la adjudicación incluye «cláusulas específicas que permiten introducir modificaciones» en el proyecto de la desaladora, si fuera necesario, en función de los requerimientos de la declaración de impacto. Lo mismo ocurre con el contrato del tren de generación de la central.

Además de producir en tres años el agua necesaria para el funcionamiento de la central hidroeléctrica reversible, la desaladora permitirá poner a disposición del Consejo Insular de Aguas del Cabildo de Gran Canaria los excedentes que se produzcan, estimados en 700.000 metros cúbicos anuales. El Cabildo se ha propuesto elevar luego ese excedente desde Soria hasta las cumbres para garantizar el riego agrícola y forestal, así como para la lucha contra los incendios.

La construcción de la desaladora del Salto de Chira comprende la cántara de captación de agua, el inmisario y el emisario submarino, la estación de bombeo de agua de mar, la impulsión a la planta, el depósito de agua producto y la primera estación de bombeo del agua desalada que elevará el agua hacia la presa de Soria. La estación consta de un pretratamiento, un proceso de ósmosis inversa y la posterior remineralización del permeado.

Para el vertido final de la salmuera a través del emisario se prevé la instalación de dos difusores tipo Venturi, de tecnología 100 % canaria, que garantizan la máxima dilución de la pluma salina. Y como medida de sostenibilidad adicional, incorpora una planta fotovoltaica de autoconsumo.

La adjudicataria de las obras, Tedagua, es la filial del grupo Cobra-ACS especializada en el diseño, construcción y explotación de plantas de tratamiento de agua. Nacida en Gran Canaria en 1983, en la actualidad desarrolla contratos en los cinco continentes.