Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este miércoles 24 de julio
Los operarios habilitan senderos de paso entre las obras para los ciudadanos. Juan Carlos Alonso

Acelerón de obras en Arguineguín para que pase la Virgen del Carmen

Zafarrancho. Los operarios se afanan en dejar medio lista la calle Miguel Marrero de cara a las inminentes fiestas de la patrona marinera, que empiezan la semana próxima | El proyecto afectará a otras dos vías y deberá concluir en octubre

Jueves, 4 de julio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A buena parte del santoral católico se le reconocen milagros, pero ninguno como el que parece que se está gestando en Arguineguín. Y es que, aunque es verdad que la Virgen del Carmen anda en el ajo, el portento tiene más que ver con la fuerza humana, la de los esforzados operarios que ejecutan la peatonalización del frente marítimo moganero. Su empresa, Pérez Moreno, ha de dejar medio concluidas las obras de esta fase antes de que comiencen las fiestas de la patrona marinera. Todo sea por ella, para que pase la Virgen y también la romería.

No les queda mucho margen. El compromiso, según el concejal de Obras, Ernesto Hernández, es que el jueves 11 de julio, dentro justo de una semana, dejen lista la calle Miguel Marrero, el principal objetivo de este proyecto de regeneración urbana. Los primeros actos del programa están previstos para el día siguiente, el viernes 12, y la romería, una de sus citas más multitudinarias, que pasa también por Miguel Marrero, tendrá lugar un día después, el sábado 13.

Cartel de una cafetería que cerró durante los trabajos. Juan Carlos Alonso

Con semejante planning de trabajo, no resulta extraño el ritmo frenético que estos días vive la obra, al pie mismo de la playa de Las Marañuelas. Un nutrido grupo de operarios le mete mano al proyecto por varios frentes, y todo ello mientras la empresa hace lo posible por reducir al máximo las molestias. Habilita senderos de paso entre zanjas y ruidosas taladradoras por las que transitan los peatones, protegidos entre cintas y vallas de obra.

Nueva Canarias, partido en la oposición, ya denunció días atrás estos perjuicios y los atribuyó a la falta de planificación de una obra que, se quejan, no fue sometida a consulta ciudadana. Sea como sea, los operarios se esforzaban este miércoles en mostrarse solícitos con los transeúntes y guiarlos por las sendas más seguras. Hay al menos un banco que se quedó en medio de las obras y sus clientes tienen casi que cruzarlas para llegar hasta él. Otra empresa afectada, una cafetería, ha optado por cerrar mientras duran los trabajos y abrir solo los martes, día de mercadillo, y los sábados y domingos, según reza en un cartel colgado en su propia puerta.

Ritmo frenético. La calle Miguel Marrero siempre fue un hervidero de coches. Ahora lo es de obreros. Juan Carlos Alonso

Hernández recuerda que son al menos cuatro actos de las fiestas los que transitan por parte de la calle Miguel Marrero, entre ellos, las dos procesiones de la Virgen, la terrestre y la marítima. Pero advierte también de que, pasados los actos, volverán los operarios al tajo. Pese al acelerón de estos días, aún les quedan unidades de obra para dar por concluido el proyecto. Los trabajos, adjudicados por 2,2 millones (un 75% de fondos europeos), incluyen la peatonalización de las calles Tomás Morales y El Molino.

El concejal informa, no obstante, de que al plazo de ejecución previsto, de 8 meses, se le han ampliado dos más por la inclusión de algunas actuaciones no previstas inicialmente. Si todo transcurre según lo previsto, la obra estará lista el 18 de octubre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios