Tuineje casco, rodeado de suelo rústico. / JAVIER MELIÁN / ACFI PRESS

Tuineje encarga la modificación del suelo rústico a Gesplan

Las normas subsidiarias actuales tienen casi 30 años y no responden a las necesidades actuales

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

En el marco de la modificación de crédito aprobada en el pleno del pasado mes de abril para darle entrada a 3,5 millones de euros provenientes del remanente, el Ayuntamiento de Tuineje contempla la financiación de una modificación menor de las normas subsidiarias en materia de suelo rústico e infraestructuras públicas. El Consistorio encargará esta modificación de las normas a la empresa pública Gesplan.

Las normas vigentes en materia de ordenación fueron aprobadas en el año 1993, por lo que hoy se han quedado desfasadas «no solo en cuanto a las necesidades que tenemos como municipio por la transformación demográfica de los últimos treinta años, sino también porque en Canarias se han producido numerosas reformas legislativas en materia de suelo que no están siendo tenidas en cuenta en las normas del municipio», destaca la alcaldesa Esther Hernández. La situación jurídica del suelo rústico del municipio a día de hoy, tres años después de la entrada en vigor de la Ley del Suelo, «es muy delicada, por lo que es urgente afrontar la modificación de las normas que permita dar garantías y seguridad jurídica al sector primario».

En los últimos 30 años el municipio de Tuineje ha duplicado su población, sin embargo las infraestructuras públicas son las mismas que las planificadas en la década de los 80, por lo que resultan insuficientes para atender las necesidades actuales. Son, por tanto, modificaciones necesarias que deben realizarse con carácter de urgencia para dotar de seguridad no solo a los vecinos, sino a los técnicos municipales, subrayan fuentes municipales. En este sentido, existe demanda de suelo dotacional apto para el equipamiento en materia sanitaria, educativa, asistencial, social o deportiva. La situación en materia de infraestructuras públicas de Tuineje es «claramente deficiente».