Alumnas de Estética en plena competición, en las instalaciones de la granja de Pozo Negro. / javier Melián / acfi press

La Olimpiada de la FP se hace majorera

264 alumnos y alumnas de 62 centros educativos de Canarias compiten en la Canarias Skills, que se celebró en el municipio de Antigua

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

En la conocida como las olimpiadas de la Formación Profesional (FP), la Canarias Skills 2022, participaron 264 alumnos. La Dirección General de Formación Profesional y Educación de Adultos del Gobierno de Canarias organizó este campeonato autonómico en las instalaciones de la granja experimental de Pozo Negro, en el municipio de Antigua.

Los estudiantes de FP proceden de 62 centros educativos de Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote, La Palma y La Gomera, que estuvieron bajo la supervisión de 169 docentes. Los chicos realizaron exhibiciones de diferentes especialidades y competiciones de más de 20 especialidades distintas.

Un estudiante realiza pequeñas soldaduras en la Canarias Skills celebrada en Fuerteventura. / javier melián / acfi press

En la modalidad competitiva, se realizaron pruebas de soldadura, escaparatismo, instalaciones eléctricas, fontanería y calefacción, refrigeración, atención sociosanitaria, farmacia/parafarmacia, administración de sistemas de red, desarrollo web, floristería, jardinería paisajística, estética, peluquería, recepción hotelera, servicio de restaurante y bar, panadería y cocina. Además, se llevaron a cabo exhibiciones de edificación y obra civil, servicios socioculturales y a la comunidad, actividades físico-deportivas, artes gráficas, imagen y sonido, ganadería y del trabajo de la Escuela de Arte de Fuerteventura.

Un alumno, en plena exhibición con el casco de soldaduras. / javier melián / acfi press

Canarias Skills es una competición de ámbito autonómico en la que el alumnado inscrito se enfrenta a la realización de diversas pruebas de habilidades y conocimientos vinculadas a su área de formación. En esta edición se otorgó un valor especial a aquellas familias con escaso reclamo estudiantil pero muy demandadas por el sector productivo.