U n trabajador de Medio Ambiente suelta una pardela durante la campaña de recogida de estas aves en noviembre. / JAVIER MELIÁN / ACFI PRESS

Gesplan se ocupará de la fauna silvestre accidentada

La Consejería de Sostenibilidad Ambiental subcontrata la gestión de la guardería de tortugas de Morro Jable, la estación biológica de La Oliva y los varamientos de cetáceos y quelonios

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

La fauna silvestre accidentada, la gestión de los muladares y de los centros de recuperación de tortugas marinas de Morro Jable y de la estación biológica de La Oliva pasan de la Consejería de Sostenibilidad Ambiental del Cabildo de Fuerteventura a Gesplan. La empresa pública ha contratado a cuatro operarios especializados y una veterinaria coordinadora con fondos cabildicios.

Este nuevo equipo multidisciplinar comenzó ya a trabajar en todo el territorio insular, entre las que también se encuentran otras actuaciones de apoyo en caso de varamientos, fundamentalmente de cetáceos marinos o tortugas que suelen ser frecuentes en las costas de sotavento, o de formación. Hasta ahora, la mayoría de estas tareas las realizaban los agentes de Medio Ambiente. Para la consejera de Sostenibilidad Medioambiental, Lola García, contratación a través de Gesplan permite complementar los trabajos que «ya realizamos para la conservación de fauna silvestre, poniendo en valor una vez más la rica biodiversidad de Fuerteventura y la importancia del cuidado de un territorio Reserva de la Biosfera».

La Consejería de Sostenibilidad Ambiental de la primera institución majorera cuenta con el centro de conservación y recuperación de tortugas marinas situado en el muelle de Morro Jable y el centro de recuperación de la estación biológica de La Oliva donde, entre otros, viven los guirres que no se pueden soltar por la imposibilidad de adaptarse de nuevo al medio natural. La finalidad de estas instalaciones es el cuidado y recuperación de especies protegidas afectadas por la influencia humana u otras causas naturales, con el objetivo final de devolverlas posteriormente a su medio natural. En el caso de las tortugas, ingresan mayoritariamente por enmalle con artes de pesca o plásticos. Otros equipamientos importantes asociados a la conservación de la biodiversidad en Fuerteventura son los muladares distribuidos por los municipios, a través de los cuales se aporta alimento semanalmente a la población de aves carroñeras como el guirre majorero, la aguililla o el cuervo.

El presidente Sergio Lloret López agradece y valora la labor que desarrollará el nuevo equipo, «que contribuirá a reforzar el equilibrio natural de nuestra isla y a recuperar lo antes posible a esas especies que se ven dañadas tantas veces por la acción humana». Según el consejero de Gestión Medioambiental, Pedro Martínez, «debemos velar por la conservación y el uso racional del patrimonio natural, atendiendo especialmente los hábitats más amenazados y las especies en régimen de protección especial».