Políticos, albacea y familiares, delante de los fondos donados. / J. M. / ACFI

El fondo documental del médico don Arístides puede consultarse en el archivo histórico del Cabildo

El doctor había expresado de forma reiterada que sus papeles fueran entregados al Cabildo

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

El archivo insular de Fuerteventura alberga desde ayer, jueves, el fondo documental del médico Arístides Hernández Morán, formado por catorce tomos que contienen valiosa información para la historia sanitaria de la isla.

Según el albacea, el abogado Raúl Miranda, el doctor expresó en reiteradas ocasiones el deseo de que su archivo documental, impreso a lo largo de su vida, fuera entregado al archivo general, que se encargará de su custodia, conservación y gestión.

A lo largo de su trayectoria profesional, Hernández Morán ocupó los cargos de jefe insular de Sanidad, presidente delegado de la asamblea insular de Cruz Roja, director del centro de higiene de Fuerteventura, inspector médico de la comisaría de Policía de Puerto el Rosario, así como consejero del Cabildo y concejal del Ayuntamiento de Puerto del Rosario, entre otros. Por su valor histórico y testimonial, destaca su participación en las tareas de curación de los militares fallecidos en el catastrófico accidente de 1972 en los Llanos de Muchichafe en Tefía.

Don Arístides, como le conocía todo el mundo, fue además una persona que nunca dejó de formarse como médico, por lo que continuamente asistía a cursos, jornadas y congresos nacionales e internacionales. Fruto de todos estos conocimientos, el médico desarrolló una actividad docente relacionada con su profesión, así como innumerables conferencias y charlas.

Hernández estuvo vinculado además a diferentes iniciativas relacionadas con el desarrollo socioeconómico de Fuerteventura. Aquí destacan sus actuaciones para la creación de la Asamblea de Cruz Roja en Fuerteventura y la Asociación de donantes altruistas de sangre de la Isla. Otra de sus acciones más conocidas fue su intervención para conseguir la restauración del retablo de la iglesia de Puerto del Rosario, la denominación de origen del queso majorero o la campaña para la construcción de un hospital geriátrico en Fuerteventura