Cuentacuentos, teatro y juegos para sustituir a la Biblio Playa de Los Pozos

Catalina García
CATALINA GARCÍA

Cuentacuentos, teatro, títeres y otros juegos oferta el Ayuntamiento de Puerto del Rosario este verano a los niños en la avenida marítima y la playa de Los Pozos.

Las actividades se desarrollan hasta principios de septiembre, de lunes a viernes, durante dos horas. Las medidas sanitarias de prevención de la covid-19 requiere echar manos a medios tecnológicos que permitan garantizar la distancia de seguridad y se eviten compartir objetos, al tiempo que se respete el aforo permitido para eventos de este tipo. Por ello, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento capitalino suspende el manejo de libros en soporte papel, sustituyéndolos por libros en pdf o libros electrónicos.

El alcalde Juan Jiménez confirma que esta programación lúdica viene a sustituir a la actividad de la BiblioPlaya de anteriores años que, por la prohibición de compartir libros en soporte papel por la actual posibilidad de transmisión de la covid-19, se sustituirá por otro tipo de actividades educativas y lúdicas, ofreciendo alternativas al disfrute de la playa de Los Pozos, el centro neurálgico del municipio en los meses de verano, donde se dan citan gran cantidad de personas a lo largo del día».

Medios tecnológicos

Aurelia Vera, concejala de Cultura, propone a los más pequeños cuentacuentos, juegos educativos, teatro, títeres y otros juegos infantiles, todas ellas con el apoyo de medios tecnológicos como sonido o pantallas de proyección, que permitan garantizar las condiciones de seguridad y demás medidas marcadas por las autoridades sanitarias para el desarrollo de estos actos públicos, «supliendo, con ello, temporalmente y parcialmente lo que les ha faltado en este periodo de tiempo transcurrido y derivado de la pandemia».

Vera quiere ofrecer una alternativa a los niños que durante el estado de alarma tuvieron que vivir una situación «un tanto anómala, con un confinamiento por un periodo superior a dos meses, cuando no pudieron asistir a clases ni establecer el contacto social que ofrece una enseñanza presencial».