Establecimiento alojativo en Corralejo. / C7

Los complejos lograron ingresar 84 millones de euros hasta julio

Pájara vuelve a ser el municipio que más aporta a la economía insular a través de la presencia de clientes en algún recinto alojativo

L.S.R.J. Puerto del Rosario.

La planta alojativa majorera fue capaz de ingresar casi 84 millones de euros a lo largo de los primeros siete meses del año, según balance dado a conocer por el Instituto Canario de Estadística (Istac). En consecuencia, vista la tendencia al alza que se ha ido observando a lo largo del verano en cuanto a presencia de huéspedes en los diversos establecimientos turísticos repartidos por los seis municipios, hay opciones de poder cerrar el año con un balance igual o superior al concretado durante 2020, ejercicio que se cerró con ingresos totales por valor de algo más de 191 millones de euros.

A lo largo de julio entraron en la isla, a través de los 91 establecimientos que abrieron al menos de manera parcial a lo largo del pasado mes, cerca de 30,4 millones de euros. Es decir, casi se dobló el registro de ingresos de 16 millones de euros que se llegó a concretar durante junio.

Hasta el pasado mes se sumaron en suelo majorero cerca de 1,97 millones de pernoctaciones, correspondiendo algo más de la mitad a los dos últimos meses.

Como ha venido siendo habitual en los últimos años, nuevamente fue el municipio de Pájara el que en mayor grado aportó ingresos a la economía insular a través de los negocios turísticos en servicio. Este ámbito sureño logró sumar más de 56,1 millones de euros durante los primeros siete meses de 2021. Especialmente productivos en este territorio fue el periodo comprendido entre mayo y julio, atendiendo a las estimaciones dadas a conocer días atrás por el Istac.

Y aparece de nuevo La Oliva como el segundo municipio majorero en ingresos a través de los establecimientos alojativos, con un registro global durante los siete primeros meses del ejercicio muy próximo a 14,7 millones de euros. Y como en el caso de Pájara, especialmente gracias a los aceptables niveles de contratación de camas dados desde el inicio de mayo en adelante.

Antigua aparece en la baremación a cargo del Istac en un tercer escalón en cuanto a entradas económicas entre enero y julio, con un balance global de casi 7,9 millones de euros. Con esta suma supera con creces a los otros tres municipios de la isla, puesto que los negocios alojativos de estos territorios lograron, en global, unos 5 millones de euros en el periodo objeto de análisis.

En condiciones previas a la pandemia, en un año era común que los complejos alojativos majoreros superaran la cota de 500 millones de euros en ingresos. El tope se logró en 2017, con un balance en global de más de 6,55 millones de euros. En 2018 se alcanzó un registro de casi 631 millones de euros y en 2019 se consiguió una recaudación en conjunto de 569 millones de euros.