Cinco años de cárcel por agresión sexual a un menor en Corralejo

Un acuerdo de conformidad entre las partes permite al condenado librarse de cuatro años más que inicialmente pedía la Fiscalía. J. L. C. F. encerró al chico en un baño, le abofeteó y se masturbó sobre él.

David Monserrat
DAVID MONSERRAT

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, desplazada este pasado martes a la sala del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Puerto del Rosario, ha dictado una sentencia de conformidad entre las partes en virtud de la cual se condena a J. L. C. F. a la pena de cinco años de prisión por una agresión sexual cometida sobre un menor de edad. También se le condena a 10 años de libertad vigilada a cumplir a partir del momento en que salga de la prisión, así como a la prohibición de comunicarse con la víctima por un periodo de 15 años que, en este caso, sí es simultáneo al cumplimiento de la pena de prisión.

El Ministerio Fiscal había solicitado inicialmente una pena de nueve años de prisión por el delito de agresión sexual, pena que finalmente ha quedado reducida a cinco años en la sentencia de la Audiencia Provincial en virtud del acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes.

Los hechos por lo que se ha condenado a J. L. C. F. sucedieron aproximadamente en torno a las 18.20 horas del día 28 de octubre de 2016 en el parque situado en las proximidades de la Tenencia de Alcaldía del Ayuntamiento de La Oliva en la localidad de Corralejo. Según ha quedado reflejado en el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, el ahora condenado, «movido por el ánimo de satisfacer su impulso sexual», agarró con fuerza al menor de edad por el brazo y lo arrastró hasta el interior de un baño público que había en el citado parque. Una vez dentro de dicho baño, cerró el pestillo y, desoyendo las protestas del menor de edad que quería marcharse, le dio varios bofetones y le tapó la boca para que nadie pudiera escucharle desde el exterior. Acto seguido, el ahora condenado se masturbó y eyaculó sobre el jersey que llevaba puesto el menor de edad.

La sesión de la Audiencia Provincial de Las Palmas se celebró en torno a las 10.00 horas de este martes y, como se llegó a acuerdo de conformidad, apenas duró escasos minutos. J. L. C. F., que llegó a las dependencias judiciales esposado dentro de un furgón de la Benemérita y custodiado por varios agentes del citado cuerpo, se mostró tranquilo ante el tribunal. El ahora condenado se encontraba en situación de prisión preventiva en la cárcel de Tahíche (Lanzarote) desde que se denunciaron los hechos.