Ángel Víctor Torres, sobre la sentencia que absuelve a Blas Acosta