Así entró la calima en Canarias