El Hierro se rinde a su Virgen

Los herreños ya se echaron al camino. A las cinco en punto de la mañana, la Venia de los bailarines de Sabinosa marcó el inicio de la 69 Bajada de la Virgen de Los Reyes. Es el cumplimiento de una promesa que cada cuatro años congrega en la isla a miles de personas para acompañar a la Madre Amada en su fervoroso recorrido.

ROSA RODRÍGUEZ y SANTA CRUZ DE TENERIFE

La promesa de los pastores a su Virgen de Los Reyes en 1741, pidiéndole la lluvia, es ya una promesa de todo El Hierro a la patrona y en lugar de rebaños de ovejas, son bailarines los que acompañan a la imagen en su camino desde La Dehesa hasta Valverde, pasándola de un pueblo a otro con una casuística que sólo los herreños son capaces de entender.

Hoy, unos 200 pastores cuidan los pasos que la comitiva echó a andar a las seis de la mañana, cuando tras la Venia y la eucaristía, las autoridades entregaron la virgen al pueblo de Sabinosa, representado por su grupo de tocadores y bailarinas y el abanderado, que levantó la imagen al son de pitos, chácaras y tambores.

Las autoridades herreñas calculan que desde esa hora hasta que esta noche, pasadas las diez y media, la virgen entre en la iglesia matriz de La Concepción, en Valverde, más de 15.000 personas habrán hecho los 28,3 kilómetros del camino acompañando a la imagen. En el punto más crítico del recorrido, en la Cruz de los Reyes, esperan que se congreguen unas 25.000 personas y más de 8.500 vehículos. Ahí, a mitad de camino, se celebra uno de los momentos álgidos del trayecto, la Venia General a la Virgen, y el más fraternal, la tendida de los manteles.

Los dos guías que encabezan a los bailarines de cada pueblo marcarán el momento en el que se intercambia la virgen entre dos pueblos. Y así, raya a raya, desde Binto hasta Tejegüete, la Madre Amada avanza entre bailes y música de pitos, tambores y chácaras hasta Valverde, a donde llega acompañada por los bailarines de este pueblo.

Valverde será esta noche otro punto caliente porque, como en la Cruz de Los Reyes, miles de personas esperarán la llegada de la virgen en un último desafío al operativo de seguridad y emergencia que durante todo el día ha velado por el normal discurrir de una fiesta en la que la población de El Hierro se triplica.

Ni una cama libre en toda la isla, ni en alojamientos turísticos, ni en casas particulares, ni un coche de alquiler disponible son el resultado de meses con las reservas cerradas esperando para volar o navegar a El Hierro y acompañar hoy a la Virgen de Los Reyes en su camino.