Agustín Padrón.

Agustín Padrón, condenado a cuatro años de inhabilitación

La Sección Segunda de la audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife ha dictado este miércoles la sentencia que condena al ex alcalde de Valverde de El Hierro, Agustín Padrón a cuatro años de inhabilitación.

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La sección Segunda de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha condenado hoy miércoles al exalcalde de Valverde y exdiputado regional del PP Agustín Padrón a cuatro años de inhabilitación por un delito de fraude electoral y otro de prevaricación.

La sala ha dictado in voce la sentencia tras la conformidad alcanzada en una vista preliminar al juicio que estaba previsto para el próximo 1 de junio y que ya no se celebrará, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El exedil ha reconocido su culpabilidad al igual que una funcionaria que comparecía en el mismo procedimiento y que ha sido condenada a dos años por prevaricación y falsedad documental tras reconocer los delitos.

Esta condena de dos años de prisión ha quedado suspendida al carecer de antecedentes penales, informa el TSJC.

Al tercer acusado en este caso se le ha impuesto una multa de 12 meses por fraude electoral.

Según el escrito de la Fiscalía, el exalcalde había manipulado el censo mediante empadronamientos masivos e irregulares en vísperas de las elecciones de 2011, en las que revalidó mandato.

La Fiscalía le acusaba de haber urdido un plan para alterar la elaboración del censo y obtener «una ventaja injusta» en aquellos comicios.

Dicho plan, según la Fiscalía, consistía en inflar el censo con 61 personas que fueron empadronadas de golpe, de forma irregular o sin su consentimiento, y que éstas emitiesen, sin su conocimiento, su voto por correo con la papeleta de Padrón, aunque finalmente fueron rechazados por diversos motivos por la mesa electoral.

Pese a todo, ganó aquellas elecciones y fue investido por mayoría simple.

El escrito fiscal indica que para sacar adelante su plan contó con la colaboración de los otros dos procesados en la causa, una funcionaria municipal y un entrenador de varios equipos de fútbol de Tenerife que tramitó el empadronamiento de algunos de sus pupilos, varios de ellos menores de edad.