El camaleón de Yemen, un riesgo para invertebrados endémicos

La especie invasora ya cría en libertad en Arucas. El Gobierno canario intensifica su búsqueda y captura. Advierte de que el hábitat de la isla y la falta de depredadores favorece su expansión

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El Gobierno de Canarias ha lanzado ya la alerta. Hay que frenar cuanto antes al camaleón de Yemen o camaleón velado ( Chamaeleo calyptratus). No solo se sabe que esta especie exótica e invasora anda suelta por Gran Canaria, sino, lo más preocupante, hay serios indicios de que ya está criando en libertad, como apunta Ramón Gallo, responsable del proyecto Redexos, que es como se llama a la Red de Detección e Intervención de Especies Exóticas Invasoras, una experiencia piloto puesta en marcha por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial y que desarrolla la empresa pública regional Gesplan. Gallo explica que este camaleón preocupa porque en la isla se dan las condiciones para que su expansión prospere, por su alta tasa reproductiva y porque se sabe que si lo consigue pondrá en serio riesgo uno de los emblemas de la fauna canaria, la biodiversidad de sus invertebrados.

De las seis mil especies presentes en el archipiélago, alrededor de la mitad son endemismos. Juegan un papel crucial para el mantenimiento de los ecosistemas y son un valor en sí mismo para la fauna mundial por su carácter único y singular. Pero es que, además, este camaleón supondrá una competencia para otro símbolo, el lagarto gigante grancanario ( Gallotia Stehlini), que también se alimenta de insectos.

La buena noticia es que, por ahora, su ámbito de acción está muy localizado, por la Hoya de San Juan, en las faldas casi de la Montaña de Arucas. Los avistamientos, que han superado la quincena, se han concentrado en ese entorno. El Gobierno canario sostiene que se está a tiempo de erradicarlo y evitar así que se reproduzca un caso similar al que ya sufre Gran Canaria con la expansión de la llamada culebra real de California ( Lampropeltis getula californiae), tan extendida que los expertos ya no ocultan que su erradicación se antoja ahora casi imposible.

Precisamente por eso, porque se está a tiempo, el Gobierno canario solicita la colaboración ciudadana, sobre todo de los vecinos de esa zona de Arucas. En cuanto lo avisten, deben dar parte, bien en el teléfono 646 601 457 o a través del correo electrónico redexos@gobiernodecanarias.org, donde se les informará de los pasos a seguir. Pueden cogerlo si se ayudan de guantes o esperar a que lleguen los operarios.

Prohibido en Canarias

Desde el año pasado este camaleón está incluido en la lista de especies exóticas invasoras preocupantes para la región ultraperiférica de Canarias por el real decreto 216/2019, de 29 de marzo. Su posesión, transporte, tráfico y comercio está prohibido. Los que lo tengan en casa desde antes de esa ley tienen dos años para hacer una declaración responsable en la que se comprometan a no venderlo, ni soltarlo, ni reproducirlo. Y si no lo quieren, podrán entregarlo sin coste. Por su parte, el Gobierno se encarga a través de Redexo de erradicar a los que se hallen sueltos. En la isla cuenta con un técnico y dos capataces.

Un posible criador pudo haberlos soltado aposta

La primera vez que se localizó un camaleón de Yemen en libertad en Arucas fue en 2017 y desde entonces hasta ahora se han capturado 12 ejemplares. Los operarios de Redexos han intensificado la búsqueda desde septiembre de 2019 para acá, que ha dado lugar a 6 nuevas capturas y a 4 entregas por parte de los vecinos. Según Gallo, entre las hipótesis no se descarta que un criador haya optado por soltar ejemplares aposta para que sea la naturaleza la que se los críe y para, pasado un tiempo, salir a capturarlos. Aparte de que esta práctica está prohibida, es muy peligrosa. No hay garantías de que pueda recuperarlos todos. Se sospecha de este modus operandi porque fue el empleado en los otros dos lugares donde el camaleón de Yemen ha prosperado como especie invasora, en Hawai y en Florida, por cierto, en la misma latitud que Canarias. Se reproduce mucho. Cada hembra puede poner de 12 a 80 huevos por nidada. Y para colmo, no tiene depredadores en la isla. Ese papel podrían adoptarlo los gatos, pero para eso tienen que identificarlo como presa. Y no lo saben. Para cuando se den cuenta, podría ser demasiado tarde.