El calor remitirá un poco mañana

Si uno ayer echaba la vista al norte desde la costa de Jinámar, no veía isla más allá de la potabilizadora. La espesa densidad de la calima sepultaba las a menudo bonitas vistas de la capital grancanaria desde Telde. El polvo en suspensión y las altas temperaturas marcaron la jornada. Y lo volverán a hacer hoy. La previsión es que mañana remita un poco. / Las Palmas de Gran Canaria

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El ambiente se hizo este viernes irrespirable. Pese a un cielo cargado de nubes, el cóctel de aire caliente y calima dio bofetadas de fuego por buena parte de las localidades de las tres islas orientales, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura, y de Tenerife, que fueron las que este viernes se llevaron la peor parte en Canarias, y también en España, de este inusual verano en medio de una época del año, que, en condiciones normales, debería de ser tiempo de castañas. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) activó para la jornada del viernes el riesgo por altas temperaturas, de hasta 35 grados y calima, en estas cuatro islas, salvo la Cumbre de Gran Canaria y el norte de Tenerife, y lo mantendrá hoy sábado, al menos para la franja horaria entre las 10.00 y las 18.00 horas. En principio, la previsión es que a partir de mañana domingo remita un poco el calor, aunque las temperaturas, en ligero descenso, seguirán siendo altas, y la calima aún no dé tregua.

Pero, hasta tanto, habrá que seguir las recomendaciones del Gobierno de Canarias y protegerse del sol e hidratarse con frecuencia. No en vano, y dado el aviso por riesgos de la Aemet, la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno canario declaró este viernes la situación de alerta en Fuerteventura y Lanzarote por calima y temperaturas máximas entre los 34 y los 38 ºC, aunque no se descartaba que, de forma local y puntual, superaran los 38 ºC, como así pasó en Pájara, al sur de Fuerteventura, donde los termómetros llegaron a marcar pasado el mediodía los 42 ºC.

Hoy las temperaturas empezarán a descender, pero no lo suficiente como para que la Aemet levante el aviso amarillo. Se prevén otra vez, como este viernes, intervalos de nubes medias y altas, alternando con amplios claros, y seguirá la calima. En las costas habrá viento del este a sureste flojo con brisas. Para este domingo seguirá bajando el mercurio de los termómetros, un poco más, pero la predicción es que siga la calima y el calor. El otoño se hace de rogar.

42,8 ºC en Pájara, la más alta de España

Las altas temperaturas fueron ayer epidemia en casi toda España, pero fue Canarias la que copó el medallero de los termómetros. De las 10 estaciones donde se registraron las temperaturas máximas más altas del día en todo el país, las nueve primeras estaban en el archipiélago. Así al menos figuraba en el ranking de la Aemet, según datos recogidos hasta las 18.00 horas. Y la que soportó ayer la temperatura más alta de toda España fue Pájara, al sur de Fuerteventura, donde a las 17.10 horas de la tarde se registraron casi 43 grados (en concreto, 42,8).

Le siguieron La Oliva, municipio majorero, con una temperatura récord de 37,8 ºC, Teguise, en Lanzarote, con 37,7; Tasarte, en La Aldea de San Nicolás (Gran Canaria), con 36,9; y El Matorral, en San Bartolomé de Tirajana, también en Gran Canaria, con 36,8. Hasta en Arucas, pese a estar en el norte de Gran Canaria, se alcanzaron los 36,8 ºC a las doce del mediodía. Tenerife aparece en el 9º puesto. En el aeropuerto Reina Sofía, en el Sur, se llegó a los 36,1 ºC.

Dadas estas temperaturas, el Gobierno canario mantuvo activado ayer el Plan de Prevención de los Efectos de las Elevadas Temperaturas en la Salud de las Personas, con aviso de riesgo.

Le llaman veroño

La lengua es un organismo vivo, que suele cambiar al ritmo de lo que cambian los tiempos, los de la actualidad, y los meteorológicos. Tanto calor veraniego en pleno otoño ha terminado por despertar el mítico ingenio español y le ha abierto las puertas, en tertulias de bares, plazas y ascensores, a una nueva palabra: veroño. Aunque aún no figura en los diccionarios de referencia (todo se andará), la Fundación del Español Urgente (Fundeu) la reconoce ya como un acrónimo de origen y uso coloquial pero bien construido porque fusiona con acierto los nombres de verano y otoño por aquello de la intromisión de las temperaturas de uno en otro. Lo compara con ofimática o teleñeco, más extendidos.

gerardo montesdeoca