Manuel Domínguez, presidente del Partido Popular de Canarias, / c7

El PP confía que el Día Canario de las Migraciones sirva para recordar a los fallecidos en el mar

El presidente regional Manuel Domínguez recuerda que la ruta canaria es la «más peligrosa del mundo» y «se estima que el año pasado perdieron la vida unas 4.000 personas»

EFE Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Partido Popular de Canarias, Manuel Domínguez, confía en que el Día Canario de las Migraciones, que se conmemorará cada 10 de septiembre, como ha acordado el Parlamento regional, sirva para recordar a las miles de personas que mueren en el mar en busca de un futuro mejor.

Domínguez ha recordado este domingo en un comunicado que esta fecha coincide con la del hundimiento, en 1919, en las costas de Florida del vapor ' Valbanera', naufragio en el que murieron más de 400 canarios que emigraban a Cuba.

Por ello, espera «que esta conmemoración tenga presente a esos y otros muchos isleños que perecieron en busca de un futuro mejor más allá de Canarias, sin olvidar a los miles y miles de seres humanos que están perdiendo la vida por ese mismo sueño rumbo a nuestras costas».

En su balance de los primeros seis meses del año en relación a la inmigración irregular que llega a las Islas por vía marítima «en la considerada ya la ruta migratoria más peligrosa del mundo, donde se estima que el año pasado perdieron la vida unas 4.000 personas», Domínguez ha subrayado que «pese a lo anunciado por el Gobierno de Pedro Sánchez tras variar la postura de España respecto al Sahara, señalando que los acuerdos con Marruecos iban a contribuir a frenar la llegada de la inmigración irregular a Canarias, está sucediendo todo lo contrario».

Así, ha asegurado que « hasta el 30 de junio de este año han arribado a las costas canarias 8.741 inmigrantes, frente a los 6.952 que lo hicieron durante el mismo periodo de 2021, lo que supone un incremento de más del 25 %».

Más allá de las cifras, el presidente del PP canario ha lamentado que «de esto no se hable».

«No parece prioritario ni para el Gobierno de Sánchez, ni para el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres, y lo que es peor, tampoco lo es para buena parte de la sociedad canaria y española», ha aseverado Domínguez, quien ha criticado que en su intervención en el Debate del Estado de la Nación el presidente Sánchez «ni siquiera nombró el fenómeno migratorio, lo que es sintomático de la importancia que le presta».

A su juicio, otro gran problema es que «aquellos que logran escapar de ese infierno y llegan a las Islas, son retenidos y maltratados, como pudo ver el mundo entero en las imágenes sobre el hacinamiento de personas que se dio en el muelle de Arguineguín» en noviembre de 2020, «otra situación que ya parece olvidada».

«No hay medios, no hay centros de acogida dignos, no hay recursos humanos en Canarias para atender a esos inmigrantes, muchos de los cuales, por cierto, no tienen por objetivo quedarse en las Islas, sino seguir camino hacia la península para viajar a otros puntos de Europa», ha referido.

Además de recalcar que «Canarias no puede ser ni una cárcel, ni un cementerio», Domínguez ha afeado al Gobierno que el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) «no esté operativo en Lanzarote, cuando por ejemplo, en el estrecho de Gibraltar se van a invertir en la renovación de ese sistema 30 millones de euros que, seguramente, son muy necesarios».

«Pero la comparación nos hace pensar que las Islas poco importan, y menos parecen importar algunas vidas porque el sistema podría salvarlas», ha apostillado.

El líder de los populares canarios cree «imprescindible no dejar caer en el olvido un fenómeno que no por frecuente deja de ser dramático y dotar de medios a los servicios que intervienen en los rescates, así como a los que atienden a los inmigrantes una vez llegan a las Islas».

Además, considera que «la política exterior española respecto a Marruecos y a África en general no puede ser tan caótica e irresponsable como la que está practicando el actual Ejecutivo, puesto que la colaboración con los países de origen, la lucha contra las mafias y los acuerdos bilaterales son fundamentales para atajar este problema que la crisis económica ya está avivando aún más».