Imagen de unos bañistas con mascarillas este miércoles. / juancarlos alonso

Canarias no obligará el uso de las mascarillas en la playa

Al igual que Baleares, permitirá saltarse la ley de las mascarillas en playas y piscinas apelando a una argucia legal

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canarias

El Gobierno de Canarias entiende que las nueva normativa sobre el uso de mascarilla en espacios públicos no altera las excepciones aprobadas en cada comunidad autónoma, que en el caso de las islas amparan a quien se la quite para tomar el sol en la playa si está en su toalla y las personas que le rodean se encuentran a distancia de seguridad.

«Canarias entiende que las normas que ha utilizado hasta ahora siguen estando amparadas por la nueva normativa» y se mantiene «el uso intensivo» en la aplicación de la ley de «nueva normalidad» ya en vigor que obliga a usar la mascarilla, aún cuando se mantenga la distancia de seguridad de 1,5 metros, ha señalado el portavoz del Ejecutivo autonómico, Julio Pérez (PSOE).

Sin embargo, ha insistido, ese uso general de la mascarilla no anula las excepciones marcadas por los Gobiernos autonómicos dentro de sus competencias como autoridades sanitarias en esta pandemia.

Es decir, que Canarias entiende que en el caso de las playas sigue vigente la norma por la que se ha regido hasta ahora: el bañista se puede quitar la mascarilla para entrar en el agua, pero también para tomar el sol en un lugar estático (por ejemplo, su toalla o tumbona), siempre y cuando pueda guardar la distancia de seguridad.

«La normativa canaria de uso de la mascarilla no es un mensaje de relajación del uso, las personas en la playa tienen la misma obligación que hasta ahora, sigue siendo obligatoria«, ha argumentado Pérez, que ha vuelto a pedir a los ciudadanos responsabilidad en el cumplimiento de las normas frente a la covid.

La ley de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el covid fue aprobada el pasado jueves por el pleno del Congreso, tras la luz verde del Senado, donde se introdujo una enmienda -del PSOE- que fijaba la obligatoriedad de la mascarilla incluso manteniendo la distancia de seguridad.

El texto que llegó al Senado y que no se modificó previamente en el Congreso establecía que las personas de más de seis años en adelante quedan obligadas al uso de las mascarillas «en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no resulte posible garantizar el mantenimiento de una distancia de seguridad interpersonal de, al menos, 1,5 metros».

Con la enmienda introducida en el Senado, la parte final de la redacción del texto relativa a la distancia de seguridad se suprimió, con lo que el uso de la mascarilla es obligatorio incluso si se puede mantener esa distancia de 1,5 metros.

Sin embargo, el Gobierno de Canarias ampara su interpretación de esa ley en el final de su artículo 6.2: «Tampoco será exigible en el caso de ejercicio de deporte individual al aire libre, ni en los supuestos de fuerza mayor o situación de necesidad o cuando, por la propia naturaleza de las actividades, el uso de la mascarilla resulte incompatible, con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias».

A su juicio, esa mención a «las indicaciones de las autoridades sanitarias» mantiene en vigor las excepciones dictadas por el Gobierno de Canarias.

Y esas excepciones al uso obligatorio de la mascarilla, en la normativa de las islas, son dos:

1) En los espacios de la naturaleza o al aire libre fuera de núcleos de población, siempre y cuando la afluencia de las personas permita mantener la distancia interpersonal de seguridad de, al menos, dos metros.

2) En las playas y piscinas exclusivamente durante el baño y mientras se permanezca en un espacio determinado, sin desplazarse, y siempre que se pueda garantizar el respeto de la distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros entre todas las personas usuarias no convivientes.

El portavoz del Ejecutivo canario ha pedido que «se extreme el rigor en el cumplimiento de las medidas ahora que aumenta el riesgo, hay más movilidad, vida social y encuentros familiares« con la Semana Santa.

Asimismo, Pérez ha manifestado que «el proceso de vacunación se mantiene en niveles muy aceptables» y las cifras «siguen siendo esperanzadoras y solo la velocidad de suministros ensombrece las perspectivas; si tuviéramos las vacunas suficientes, lograríamos la inmunidad pronto».

También ha informado de que se doblan las dosis de la vacuna de Pfizer previstas para el lunes y las de AstraZeneca se aumentan igualmente el próximo viernes.

.

Además, el Gobierno ha acordado no variar las actuales restricciones. Elportavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, así lo ha explicado hoy en su comparecencia para analizar la situación del archipiélago en el arranque de Semana Santa, tras el Consejo de Gobierno celebrado este jueves, teniendo en cuenta la evolución de los datos epidemiológicos en las islas en los últimos días, las nuevas normas publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y el Consejo Interterritorial de las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Sanidad celebrado esta mañana.

El Gobierno ha acordado no variar las actuales restricciones, ni modificar los actuales niveles fijados para cada isla. Pérez confirmó las restricciones acordadas la semana pasada para esta Semana Santa, pidiendo responsabilidad a la población para seguir luchando contra la pandemia.