Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 13 de junio
Imagen de este miércoles de la playa de Las Canteras. Las dudas sobre el uso de la mascarilla protagonizaron muchas conversaciones. JUAN CARLOS ALONSO

Canarias mantiene poder tomar el sol en playas y piscinas y salir al campo sin mascarilla

El Gobierno se agarra a una interpretación de la nueva ley para no endurecer el uso de la protección y seguir aplicando su normativa

T. ARTILES

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 1 de abril 2021, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Canarias burlará la ley que endurece el uso de la mascarilla al aire libre y mantiene vigentes las excepciones incluidas en su normativa, que permiten tomar el sol en playas y piscinas y salir a la naturaleza sin la protección siempre que se mantenga la distancia de al menos dos metros entre personas no convivientes.

Así lo anunció ayer el portavoz del Ejecutivo canario, Julio Pérez, en la rueda posterior al Consejo de Gobierno, donde se consideró que la normativa vigente hasta ahora se mantiene porque la ley que entró ayer en vigor especifica que el uso de la mascarilla no será exigible en determinadas actividades «con arreglo a las indicaciones de las autoridades sanitarias». El Gobierno canario interpreta que las comunidades autónomas tienen esa competencia como autoridad sanitaria, por lo que las excepciones que ya habían aprobado no se eliminan.

Canarias, al igual que Baleares, se agarró ayer a esta argucia legal para solventar una polémica surgida por la entrada en vigor por sorpresa de una ley que inició su tramitación en el Congreso hace casi un año y que llega desfasada, al modificar una normativa asentada ya en todos los territorios, asumida por la población y que se ha revelado suficiente para prevenir contagios.

Así, además de los casos por prescripción médica y la práctica de deporte al aire libre -que sí se incluyen en la ley-, en las islas no será necesario llevar mascarilla en los espacios de la naturaleza o fuera de los núcleos de población siempre y cuando la afluencia de las personas permita mantener la distancia interpersonal de al menos dos metros. En el caso de las playas y piscinas, no hay que llevarla durante el baño y para tomar el sol, mientras se permanezca en un espacio determinado, sin desplazarse, y siempre que se pueda garantizar la distancia de seguridad interpersonal entre todas las personas usuarias no convivientes. Sí es obligatorio usarla en los accesos, desplazamientos y paseos que se realicen en estos espacios e instalaciones.

«La normativa canaria de uso de la mascarilla no es un mensaje de relajación del uso, las personas en la playa tienen la misma obligación que hasta ahora, sigue siendo obligatoria», señaló el portavoz del Gobierno, quien instó a la ciudadanía a cumplir con rigor las normas anticovid para evitar un repunte de los contagios en Semana Santa.

Canarias anunció ayer esta interpretación de la ley a la espera de una solución definitiva que ayer fue abordada en el Consejo Interterritorial de Salud. El Ministerio de Sanidad comenzó a buscar un resquicio legal para evitar que el uso de las mascarillas sea obligatorio casi sin excepciones. La ministra Carolina Darias y las comunidades autónomas acordaron crear una mesa técnica que propondrá en qué situaciones se puede permitir no usar mascarilla y en la reunión del próximo miércoles analizarán finalmente los supuestos en los que no será obligatorio el elemento de protección, según informa Álvaro Soto.

Pero la solución a este inesperado problema, que en pocas horas ha generado una gran controversia en la sociedad, no parece sencilla porque la ley ha sido aprobada por el Congreso y por el Senado y se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado sin errores en su tramitación.

El decreto ley que regulaba hasta ahora el uso de las mascarillas recibió luz verde en mayo del año pasado, antes de que el país entrara en la llamada nueva normalidad, y obligaba a llevar mascarilla siempre que no se pudiera guardar una distancia interpersonal de 1,5 metros, aunque en la práctica, la protección se lleva en casi cualquier circunstancia. Pero las comunidades adaptaron este decreto ley a normas autonómicas propias y fijaron excepciones para actividades de ocio y al aire libre.

Al mismo tiempo, el Parlamento puso en marcha su maquinaria y comenzó a trabajar en un proyecto de ley para la 'nueva normalidad' que sustituyera al decreto. En este proceso, una enmienda del PSOE en el Senado propuso acabar con cualquier excepción, fue aprobada y apareció en el BOE el martes. «Las personas de seis años en adelante quedan obligadas al uso de mascarillas en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público», dice textualmente la ley, que sólo exime de la mascarilla a quienes realizan deporte y a las personas que sufren enfermedades o dificultades respiratorias.

«Creemos que es posible homogeneizar, armonizar y contextualizar la ley a la época en la que nos encontramos», intentó apagar el fuego ayer Darias, que aun así, reconoció que el texto aprobado tiene «base técnica» y por lo tanto, plena vigencia, y que la única solución pasa por encontrar «márgenes legales» que permitan suavizarlo.

«Para quedarse»

La ministra Darias se desplazó ayer a Valladolid para presidir, junto a la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, el Consejo Interterritorial de Salud. Sobre las mascarillas, ambas enviaron un mensaje contundente. «Han venido para quedarse, aunque no sabemos cuánto tiempo», dijo Darias. «En algunas culturas, están normalizadas porque son una gran medida de protección. Hemos notado cómo han servido para reducir no solo la covid, sino otras enfermedades respiratorias», agregó Verónica Casado.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios