Imagen de archivo del director general de Planificación Territorial, Transición Ecológica y Aguas, Víctor Navarro (de frente) en la EDAR de Barranco Seco. / C7

Canarias analizará la presencia del coronavirus en las aguas residuales de las siete islas

El éxito de los estudios realizados en dos depuradoras canarias ha animado al Gobierno regional a extenderlos al resto de las islas

CARMEN DELIA ARANDA Las Palmas de Gran Canaria

A partir de noviembre, Canarias extenderá el proyecto para la detección del coronavirus en las aguas residuales a todas las islas y los análisis se realizarán en laboratorios del archipiélago, lo que permitirá obtener los resultados de los estudios en solo dos días, según explicó el director general de Planificación Territorial, Transición Ecológica y Aguas, Víctor Navarro Delgado.

Desde el pasado mes de julio la comunidad participa en un proyecto nacional, impulsado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) junto con el Ministerio de Sanidad, y con el apoyo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que tiene como objetivo detectar el rastro del coronavirus en las aguas residuales para contribuir a la alerta temprana de la propagación de la epidemia.

LAS CLAVES DEL PLAN

  • 14 depuradoras El Instituto Tecnológico de Canarias analizará las muestras de dos depuradoras de cada isla

  • 48 horas Este es el plazo de tiempo que pasará entre la recogida de la muestra y la obtención de los resultados

  • Resultados El proyecto piloto detectó el virus en Gran Canaria desde julio y en Tenerife a partir de mediados de septiembre

  • Lentitud Los resultados se obtuvieron, al menos, tras una semana porque las muestras se analizaban en la península

El análisis de las aguas negras tratadas en las estaciones depuradoras de Barranco Seco, en Las Palmas de Gran Canaria, y el sistema de depuración de Adeje - Arona, en el sur Tenerife, ha sido revelador, ya que ha permitido detectar rápidamente la presencia entre la población un virus que, en su fase inicial de incubación, es casi invisible.

«Este sistema de detección se implantó a finales del año pasado en Barcelona y en Valencia y se comprobó que este tipo de análisis de detección precoz anticipa con dos o tres semanas de antelación un brote fuerte», aseguró Navarro.

De hecho, con su aplicación en las dos grandes estaciones depuradoras de Canarias se comprobó su eficacia. En el caso de Gran Canaria, los análisis detectaron el coronavirus desde finales de julio y, en lo que respecta a Tenerife, los primeros resultados fueron negativos y, a partir de la segunda quincena de septiembre, se identificó la presencia del coronavirus. «Por lo que me cuentan, ahora en Las Palmas de Gran Canaria la carga vírica está bajando y en Tenerife, tiene una carga muy floja, ha ido aumentando», indicó Navarro sobre unos análisis que reflejan la evolución de la incidencia del virus en la población.

A la vista de los resultados y para agilizar el proceso de análisis, ya que las muestras se enviaban a la península y su resultados se demoraban al menos una semana, el Gobierno de Canarias ha diseñado su propio proyecto para crear una red de detección precoz del coronavirus a través de 14 depuradoras, dos por cada isla, cuyas muestras serán estudiadas en el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC). «Durante todo el proceso se hacen tres análisis; el primero, del agua sucia que entra; otro en medio de la depuración y el tercero en la salida del agua depurada. Nos ha dado positivo en los dos primeros, pero en el proceso de depuración conseguimos se limpie agua y el resultado en la salida es negativo. Hemos comprobado que la depuración funciona bien y no tenemos que tener mayor preocupación respecto a la presencia del virus en el agua depurada», comenta Víctor Navarro, que reconoce que la limpieza del agua le interesa en calidad de director general de Aguas pero que este proyecto, en realidad, tiene interés por su utilidad en el manejo de la epidemia por parte Salud Pública.

«La detección precoz del coronavirus en las aguas residuales será útil para que las autoridades lancen mensajes a la población cuando se detecte un repunte y para la organización y acopio de las reservas de material sanitario», manifestó Navarro quien prevé que, una vez se trasladen las muestras al ITC, los responsables de Salud Pública podrían contar con los resultados de los análisis en 24 horas.