Imagen tomada hoy en la capital grancanaria. / C7

Canarias, en alerta por vientos, sufriendo calima y esperando lluvias

Se esperan rachas que superen los 100 km/h. El polvo en suspensión se resiste a abandonar el archipiélago. La AEMET prevé un cambio notable de tiempo para este lunes

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Las islas de Tenerife, La Gomera y El Hierro están en alerta por viento mientras el resto del archipiélago se mantiene en prealerta.

La Dirección General de Seguridad y Emergencias, con base en la predicción de la Amet y otras fuentes disponibles, y en aplicación del Plan Específico de Emergencias de Canarias por Riesgos de Fenómenos Meteorológicos Adversos anuncia viento del sur-sureste que podrá superar los 100 km/h en las vertientes norte y oeste de La Gomera y en los municipios comprendidos entre La Orotava y Santa Cruz en la isla de Tenerife. En la isla de El Hierro habrá viento de componente sur que podrá superar los 100 km/h en cumbres y en la zona de El Golfo.

Además, la calima se resiste a abandonar el archipiélago y en el mar se espera asimismo calima y vientos de componente sureste 4 o 5 pudiendo llegar a 6, marejada o fuerte marejada y mar de fondo del norte de 1 o 2 metros. La Agencia Estatal de Meteorología sigue esperando un cambio notable de la situación a partir de mañana, con lluvias que pueden generalizarse por el archipiélago.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, ante la presencia de calima en suspensión en la atmósfera, recomienda a la población tomar precauciones como evitar la exposición prolongada al aire exterior, mantener las ventanas cerradas y no realizar esfuerzos físicos al aire libre.

El polvo en suspensión contribuye a resecar las vías respiratorias y, en muchas ocasiones, se puede provocar un agravamiento de afecciones o síntomas relacionados con enfermedades respiratorias, tales como el asma, personas con enfermedad obstructiva crónica (EPOC) que hacen que aumenten las visitas a los servicios de urgencias y los ingresos hospitalarios en algunos casos.

La exposición a este contaminante puede producir molestias torácicas, tos, palpitaciones, fatiga o incremento a la susceptibilidad a infecciones respiratorias, al menos durante los cinco días posteriores al inicio del episodio.

Por eso se recomienda a las personas sensibles a este tipo de episodios -como niños, ancianos y personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas las medidas siguientes:

- No salir a la calle y mantener cerradas puertas y ventanas de las casas.

-Realizar la limpieza de las superficies con el polvo con paños húmedos.

-Mantenerse en ambientes húmedos e hidratarse.

- No realizar ejercicios físicos en el exterior.

-En caso de empeorar los síntomas respiratorios llamar al 112.

Por su parte, para mitigar los efectos del viento la Dirección General de Seguridad y Emergencias recomienda cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire que puedan llevar a la rotura y caída de cristales, así como retirar de balcones y azoteas las macetas y todos los objetos que puedan caer a la calle.

También recomienda revisar las viviendas para que no haya cornisas, balcones y fachadas en mal estado que puedan producir caídas de cascotes y escombros, y evitar salir de excursión o de acampada hasta que no se reestablezca la normalidad.