«Ahora la gente solo quiere gangas»

El sector de los vehículos de ocasión nota la «flojera» tras la covid-19. El corredor de negocios entre Carrizal, Montaña los Vélez y Las Rosas cifra en un 50% la bajada de las ventas. Los hay que admiten que venden por debajo del precio de costo

GAUMET FLORIDO | INGENIO

No corren buenos tiempos para la venta de automóviles. No lo son para los concesionarios que comercializan coches y motos de estreno, pero tampoco para los negocios de los llamados vehículos de ocasión. «Esto está muy parado. La gente ahora solo quiere gangas, coches de 2.000 a 3.000 euros», se queja Juan Antonio Rodríguez, que gestiona un histórico de este sector, Rodriauto, con sede en Carrizal, en Ingenio, uno de los centros neurálgicos de Gran Canaria para la venta de este tipo de vehículos. Ese margen se antoja inviable para una empresa del sector. «Aquí damos un año de garantía y entregamos el coche en perfecto estado de mantenimiento». No en vano, tiene un taller propio, en sus instalaciones, para esas puestas a punto. Su negocio lleva 42 años abierto, uno de los más viejos de esta zona, de los que puso la semilla. Tras una ronda por varias de las empresas operativas en esta parte del sureste, la estimación generalizada, salvo excepciones, es que las ventas han bajado un 50% o incluso más.

Esta sensación de «flojera» la comparte Sene Medina, el otro veterano de estas lides (su nombre es José, pero todos los conocen por Sene), que cuenta con CCI Automóviles, un negocio de dos plantas y sótano en Las Rosas (Agüimes). «El primero que abrió en Carrizal fui yo, así que ya he pasado varias crisis y ahora espero sobrevivir también a esta, aunque me temo que será peor». Desde que abrió, hace un mes, apenas ha vendido dos coches, por lo que su impresión es que las ventas, en general, están por debajo de la mitad de lo que eran. «La gente tiene miedo, hay mucha inseguridad, no se sabe qué va a pasar, y encima, hay también mucho trabajador metido en ERTE, ¿quién va a comprar un coche en esas condiciones?». Sene tiene en exposición 40 vehículos de diversas gamas y a sus 5 empleados en un ERTE. Pero no se rinde. Es un superviviente. «Yo soy de los que más años lleva vendiendo coches, solo me superan Domingo Alonso y Flick Canarias». Lleva abierto en Las Rosas 35 años, pero ha tenido hasta nueve puntos de venta. «Acabo de llamar a uno de mis trabajadores para que se reincorpore el 1 de julio».

Estas dos empresas podrían marcar los límites imaginarios, por el norte y por el sur, de un tramo de algo más de tres kilómetros, entre Las Rosas, en Agüimes, y Carrizal, en Ingenio, en el que se concentran una quincena de negocios dedicados a la venta de vehículos de ocasión y en el que el cliente puede encontrar, como en un gran zoco comercial, todos los tipos, todas las gamas y todas las marcas que pueda estar buscando. Es verdad, apunta Israel Santana, gerente de Torino Autocasión, que le ha salido un competidor muy fuerte en Miller Bajo, en la capital, pero, así y todo, esta zona sigue siendo un referente. No en vano, recuerda Rodríguez, tiene hasta imagen de marca: Carrizal, la Ciudad del Automóvil. El sello de identidad del sector se aprecia fácil, a simple vista, en los coches aparcados a uno y otro lado de la carretera que une el corredor Carrizal-Montaña Los Vélez-Las Rosas. Los de ocasión, a grandes rasgos, se puede decir que son los vehículos usados con hasta 50.000 kilómetros.

«En una época buena aquí vendemos 15 coches al mes», subraya Santana. Reabrió el 11 de mayo y ha vendido, sí, pero sudando. «Estamos ofertando descuentos o un periodo de cobertura del seguro, perdiendo margen de negocio..., en fin, solo nos falta regalar los coches», se explica Santana, que tiene unos 25 vehículos en exposición con precios que oscilan entre 4.990 euros y 16.000 o 17.000 euros. «Tenemos página web y pasamos de que la visitaran al día 800 personas a apenas 20 durante el confinamiento». Javier López, de Lancar-Lancimotor, en Montaña Los Vélez, da un dato clave. «Sí estoy vendiendo, pero por debajo del precio de costo; es que si no, me como los coches, literalmente».

Rodriauto

Juan Antonio Rodríguez, de Rodriauto, con un stock de 85 coches en 700 metros de exposición, cifra sus medias de ventas entre 20 y 25 vehículos al mes. «Ahora la gente solo quiere gangas». Advierte del daño que les hace la venta directa vía portales de anuncios o por vendedores ilegales. «Te venden un coche por 1.000 o 1.500 euros, pero sin garantías ni nada; nosotros, en cambio, estamos regulados».

Lancar-Lancimotor

Lleva 22 años en Montaña Los Vélez. Tiene unos 40 coches en exposición, de media y alta gama. «Justo en enero invertimos 300.000 euros para traer 20 coches y me vi con ellos aquí dentro sin poder venderlos, sabiendo que un coche cada día que pasa pierde valor», apunta Javier López. Por eso dice que ahora vende, «incluso más que antes de la covid, pero porque los saco por debajo del costo; necesito vaciar esto».

CCI Automóviles

Sene Medina (en la imagen de la izquierda) lleva 50 años dedicado a la venta de automóviles. Ha tenido hasta nueve puntos de venta: uno en Lanzarote, dos en Fuerteventura, dos en la capital, tres en Carrizal y ahora este en Las Rosas. «En los años míos más fuertes me vi vendiendo 400 o 500 coches al año». Sene ya tiene 65 años, pero sigue al pie del cañón. Cree que esta crisis viene dura y que tardará en remontarse. Este mes solo ha vendido dos coches, uno de 3.500 euros y otro de 7.500.

Keith Car

El joven Kevin González lleva las riendas de Keith Car, que está abierto en Carrizal hace apenas un año. Nota, en efecto, que «la cosa está floja», pero tampoco se queja. Tiene confianza en que la economía remonte y que el mercado se reactive. Su empresa no hizo ERTE y durante el confinamiento siguió operativa vía online. «De hecho, cerramos tres operaciones de venta durante el confinamiento». Le compensa que «este primer año ha sido muy bueno». Para ser nuevo en el sector y recién llegado a una zona donde ya hay mucha competencia, entiende que es un buen dato tener una media de ventas mensuales de 6 o 7 coches. «Ahora no creo que pasemos de los 3 o 4 vehículos al mes». Coincide con el resto en apreciar una bajada del 50%. Su fuerte, cree, lo tiene en su red de contactos. «Aquí tengo en exposición 20 coches, pero yo puedo ofrecerle al cliente el coche que me pida, casi a la carta, puede que el color no, pero el modelo sí; calculo que tengo más de 100 coches que ofrecer».