Violencia machista

Detección en el centro de salud

03/01/2018

La Organización Médica Colegial admite que muchos casos de maltrato se diagnostican como ansiedad y depresión y no son detectados en atención primaria.

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC, Serafín Romero, ha admitido que «está excesivamente medicalizado» el conflicto de la violencia machista, de tal forma que muchos casos son diagnosticados como ansiedad o depresión y no son detectados en atención primaria.Así lo aseguró Romero en rueda de prensa junto a los miembros de la nueva junta directiva del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), en la que repasaron los asuntos prioritarios para los futuros médicos durante los próximos años.

El presidente de la OMC aseguró que el médico de atención primaria debería jugar un papel «primordial» en la prevención de la violencia de género, pero solamente detecta entre un 5 y un 10% de los casos denunciados, por lo que «es importante que le demos un repaso».

«Si un médico de familia, que es el que mantiene la continuidad asistencial, o debería, y es el que está en el entorno sociofamiliar de un paciente, no es capaz de detectar la violencia de género, se está quebrando la posibilidad de hacer prevención», señaló.

Romero lo achacó en parte a la precariedad laboral con contratos temporales que impiden la continuidad asistencial y no favorecen la confianza médico-paciente, así como al escaso tiempo del que éstos disponen para atender en consulta. Por ello, abogó por «recuperar al médico de cabecera de toda la vida», que disponga de tiempo, porque «es muy difícil explorar o ahondar en la situación de la paciente en cinco minutos». De lo contrario, advirtió de que «al final acabaremos detectando el hecho ya ocurrido, que es inevitable de ocultar cuando la mujer viene a la consulta ya con una lesión».A su juicio, además, los profesionales sanitarios deben disponer de «un conocimiento importante» sobre los recursos que la administración pone al servicio de las víctimas, que «son muchos».