Alimentación

Una Navidad sana

24/12/2017

Las fechas navideñas son una época de excesos, empezando por la comida. Sanidad ofrece algunos consejos.

ETIQUETAS:

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias informa de que el principal aporte de alimentos en estas fiestas de Navidad debe ser de frutas, verduras y hortalizas. Las macedonias de fruta son preferibles a los postres de repostería. Son preferibles los zumos de frutas naturales a los refrescos o bebidas alcohólicas, mejor sin azúcar.

Además, se recomienda incorporar los cereales y legumbres a las comidas, especialmente los primeros al desayuno, de forma diaria, conjuntamente con la leche o sus derivados. Incorpore granos de arroz, lentejas, judías o garbanzos a los potajes y de maíz a las ensaladas.

Puesto que durante la época navideña suele aumentarse el consumo de grasas animales y considerando que el consumo de lácteos es alto en Canarias, es preferible consumir en este tiempo leche y derivados lácteos desnatados, con las excepciones correspondientes a los niños.

Los huevos enteros (fritos, en tortilla, duros, etc.) deben reducirse a un máximo de dos o tres por semana, para posibilitar que el consumo de huevo contenido en algunos alimentos tradicionales como el turrón y otros postres, sobrepase la cantidad recomendada que según la edad y circunstancias personales puede estar entre 4 y 5 huevos por semana aunque las recomendaciones actuales tienden a uno diario

Para las comidas navideñas es mejor optar por el consumo de pescado que por el de carne y dentro de éstas, por el de pollo o pavo, antes que por el de carnes rojas. Seleccione las carnes magras o libres de grasa y elimine toda la grasa visible y la piel de las mismas. Los pescados azules (atún, caballas, sardinas, salmón...) son más grasos y ricos en calorías que los pescados blancos (vieja, besugo, sama...) pero tienen la ventaja de que su grasa aporta elementos protectores del corazón y las arterias (ácidos grasos omega-3).

En conjunto, el consumo de pescados, huevos o carne, debe ser de 2 raciones al día, variando cada día entre unos y otros, de tal manera que el día que se ha comido uno de ellos, es mejor no comer de los otros o hacerlo en cantidades complementarias muy pequeñas.

Si prepara o consume croquetas o albóndigas mejor si son de pescado que de carne. El aceite de oliva virgen, es la mejor grasa para el consumo humano. Recuerde que el colesterol sólo se encuentra en los alimentos que proceden de los animales.

La mejor bebida es el agua. Debe hacerse un consumo de 1,5 litros por persona y día, por término medio. En la mesa no debe faltar, con preferencia a las bebidas alcohólicas y refrescos.

Prepare los alimentos preferentemente al horno, así conservará el valor nutricional de los alimentos y reducirá el contenido de grasa de los mismos. La mejor forma de cocinar las papas, batatas, pimientos, calabacines, bubangos, berenjenas y cebollas, entre otras verduras, es precisamente asándolas al horno con su piel.

Para evitar la pérdida de nutrientes al hervir o cocinar las verduras al vapor, es mejor prepararlas y cocerlas en trozos grandes.