Digestivo

La nueva ‘espía’ intestinal

05/02/2018

Una innovadora cápsula electrónica que se ingiere y recorre el intestino, ha descubierto un posible sistema inmunológico nuevo y podría revolucionar el diagnóstico, diseño y monitorización de dietas.

ETIQUETAS:

Las casi «veinteañeras»cápsulas endoscópicas con una forma y dimensiones similares a las de una cápsula de fármacos y que toman imágenes del tracto gastrointestinal a medida que lo recorren, son uno de los avances más recientes en el área del diagnóstico digestivo. Ahora se ha lanzado una nueva generación de cápsulas para «espiar»nuestra salud intestinal desde dentro que aportará una información química que no es capaz de recabar sus predecesoras.

Investigadores de las universidades RMIT y de Monash, ambas en Melbourne (Australia), han desarrollado una cápsula electrónica con sensores que, tras ser ingerida, viaja por el intestino midiendo la concentración y temperatura de sus gases, lo cual permite analizar los efectos de la dieta en una persona. Según esta universidad una de cada cinco personas en todo el mundo sufrirá un trastorno gastrointestinal durante su vida y este dispositivo podría prevenir y diagnosticar los trastornos y dolencias de esa zona del cuerpo, según RMIT, además de que han descubierto mecanismos que nunca se habían visto en el cuerpo humano, incluido un posible sistema inmunológico nuevo.

Con la cápsula también se podría reducir la cantidad de procedimientos invasivos que obligan a penetrar en el cuerpo mediante una incisión o a introducir en él un instrumento, como las colonoscopias, y tiene el tamaño de una píldora de vitaminas, detecta y mide los gases intestinales (hidrógeno, dióxido de carbono y oxígeno) al instante, y envía esa información a un teléfono móvil, según explican. Sus principales ventajas respecto de las anteriores cápsulas endoscópicas inalámbricas, el profesor Kalantar-zadeh señala: «ambos sistemas son muy diferentes, aunque podrían ser complementarios».

Este investigador señala que las viejas cápsulas con cámara «se basan en tomar imágenes, por lo que debe haber una inflamación o herida en el intestino para diagnosticar el desorden intestinal. El problema es que en trastornos como la malabsorción de comida y en síndrome del intestino irritable (SII), en el 80% de los casos no hay nada que observar». «Por otra parte, para utilizar las cápsulas endoscópicas o colonoscópicas, el intestino debe vaciarse para poder obtener una imagen visual, y este no es un estado natural del intestino, Con la cápsula de la RMIT el intestino funciona en un estado normal y puede verse el estado del intestino a alimentos o y medicamentos», apunta.