Técnica Midi para todos

La ilusión cumplida, volver a sonreír

18/12/2017

El doctor relata el caso reciente y exitoso de implantes con técnica Midi a una paciente con atrofia extrema del maxilar a quien le habían dicho que no podía llevar implantes.

ETIQUETAS:

— Doctor Darío Castro, su clínica celebra el éxito de la técnica Midi en una paciente con atrofia extrema del maxilar. ¿Cómo fue?

— La paciente tenía poco hueso maxilar, se encontraba muy incómoda con su aparato removible y quería un cambio. En varias clínicas le habían dicho que no podía ponerse implantes. Tras un examen exhaustivo, pudimos averiguar que aunque tenía una pequeña problemática de encías, tenía hueso más que suficiente para la técnica midi. Le ofrecimos la opción de una intervención mínimamente invasiva, extrayendo las pocas piezas que la paciente tenía, todas ellas en mal estado, colocando implantes y un puente provisional inmediato.

— ¿En qué consiste exactamente esta técnica de implantología dental?

— A grosso modo, lo que se hace es, mediante unos dilatadores del hueso, se expande y se comprime el hueso para que no haya que quitarlo. Al no quitar el hueso, la curación es muchísimo más temprana y el daño mucho menor. Es un concepto global que comienza por la planificación exhaustiva del caso a tratar. Nos aseguramos por el estado periodontal del paciente, que esté en óptima situación antes de colocar los implantes.

— Su paciente se sorprendió porque el mismo día del implante podía comer y sonreír con normalidad.

— La paciente quedó fenomenal. No tuvo inflamación, ni sangrado ni problemas para comer. Cuando se vio con la sonrisa se quedó asombrada.

— Esta técnica de implantes menos invasiva es exclusiva de su clínica. ¿Cuál es su origen?

— Está ideada para pacientes en riesgo, para personas diabéticas, con hipertensión u otras enfermedades sistémicas. Esta técnica es para lo que nació, para no dañar al paciente. Luego, obviamente, como ha tenido tanto éxito se ha extrapolado a la población, normal, a pacientes sanos.

— En su clínica también utilizan anestesia electrónica, que resulta también más suave.

— La anestesia electrónica es una revolución en odontología puesto que elimina la sensación desagradable del pinchazo y de la inflamación de la boca. Tanto niños como adultos pierden el miedo al tratamiento dental porque no perciben esa sensación tan desagradable y consiguen una anestesia efectiva.

— ¿Cómo funciona la anestesia electrónica?

— Es un aparato con un pequeño ordenador en la base que le va diciendo la cantidad de anestesia que tiene que colocar. Es el ordenador el que marca la presión para que la molestia sea mínima.