Ante el suicidio, no hay que guardar silencio

25/01/2018

El profesor de Psiquiatría Francisco Rodríguez Pulido es partidario de que los medios de comunicación informen de los casos.

ETIQUETAS:
- ine

El profesor de Psiquiatría de la Universidad de La Laguna Francisco Rodríguez Pulido, especialista en suicidios, ha dicho en una entrevista a Efe que silenciar desde los medios de comunicación que se producen no favorece la prevención, y sí ayuda a mantener un tabú hedonista y de negación de la muerte. En el caso de Canarias ha declarado que el sistema sanitario vive de “espalda” a la realidad, ya que no hay un plan regional de actuación y de seguimiento de las conductas suicidas. Este psiquiatra que espera que en el plan de salud mental que está en fase de elaboración no se hable “a estas alturas” de recomendaciones sino de medidas concretas, también para los familiares, para la atención primaria y para la escuela.

Francisco Rodríguez es partidario de que los medios de comunicación informen de los suicidios, pues ha señalado que no se ha demostrado que hacerlo tenga un efecto llamada y sí se sabe que quien tiene en la cabeza la idea de hacerlo la mantendrá, y ha opinado que lo que debe hacerse es dar información adecuada. El suicidio es un fenómeno muy complejo pues en él intervienen variables psicológicas, sociales, biológicas, interpersonales e incluso sociológicas, por lo que hay que huir de simplificar los motivos por los que se producen, ha señalado Francisco Rodríguez.

Y la complejidad aumenta cuando se intenta explicar el suicido de una determinada persona, pues muchas veces no se tienen todos los elementos sobre ese ser y las explicaciones que se dan son las que el observador tiene en función de sus creencias sobre lo que puede ser la vida o la muerte. De ese modo se produce una distorsión al tratar de dar una explicación sobre una conducta, la suicida, que “rompe la naturaleza humana”, añadió.

Plan de actuación. Francisco Rodríguez dice que los estudios científicos, sobre todo los realizados en Canadá, dicen que al menos dos tercios de las personas que se han suicidado han pasado por los servicios de atención primaria o especializada en salud mental, por lo que es preciso disponer de un plan de actuación, algo que no hay en España, donde comunidades como Galicia y Madrid al menos tienen una guía de evaluación, con recomendaciones a los servicios sanitarios sobre cómo detectar, evaluar y seguir las conductas suicidas y de atención a las familias. Comentó que en hospitales de Barcelona hay programas de seguimiento. Declaró que en la pasada legislatura el senador canario del PP Antonio Alarcó presentó una propuesta para que en el Congreso de los Diputados se elaborase un plan de prevención de los suicidios y hasta la fecha nada se ha hecho.

También manifestó Francisco Rodríguez que la explicación acerca de por qué alguien se suicida solo la tiene el sujeto que realiza la acción, y tras insistir en que no hay un significado universal para este fenómeno, ha opinado que tampoco es correcto decir si se trata de un acto de cobardía o de valentía. Así, apuntó que entrar en un debate de cobardía o valentía es no entrar en el sufrimiento que una persona puede sentir para tomar una decisión tan dramática y negar que el sufrimiento forma parte de la vida.

Más muertes de lo que dicen las cifras oficiales

En Canarias se llevan a cabo el 4,5 por ciento de los suicidios de España, según datos del INE, pero Francisco Rodríguez ha explicado que las cifras de este centro son inferiores a las reales en al menos en un 20 por ciento. Ha hecho esta afirmación porque cuando elaboró su tesis, sobre suicidio, obtuvo los datos de los juzgados canarios entre 1977 y 1983 que arrojaron como resultado que en ese período se habían llevado a cabo 775 conductas de ese tipo en las islas, mientras que el INE facilitó el dato de 381. Los suicidios representaron en 2015 la primera causa de muerte violenta en España y los varones contribuyeron con tres de cada cuatro, y en relación al año anterior se produjo un incremento del 6,7 por ciento en Canarias, mientras que en España hubo un descenso del 7,9 por ciento, ha dicho Francisco Rodríguez. Entre 2007 y 2015 la evolución en los casos de suicidios es, en general homogénea, con picos en 2012 y 2015.