Proyecto Kristina

Agente virtual de salud

14/03/2018

El idioma, la burocracia y las diferencias culturales suponen un gran obstáculo para integrarse en un sistema sanitario. Kristina trata de romper las barreras asesorando a pacientes extranjeros.

ETIQUETAS:

Ante los nuevos retos que plantea la sociedad actual como los flujos migratorios, las barreras lingüísticas y el envejecimiento de la población, Kristina surge para ayudar a los ciudadanos con más problemas de comunicación y adaptación a la sociedad europea. Se trata de crear una herramienta que no sustituya al médico, sino que complemente la labor de este y elimine las barreras comunicativas. Kristina puede dar información sobre el funcionamiento administrativo de la sanidad del país de residencia, proporcionar consejos y recursos informativos disponibles en la red y permitir a los pacientes comprender cuándo es imprescindible la visita a su médico de familia. Todo ello sin moverse de casa, si así lo desean.

Kristina es capaz de mantener una conversación y reconocer las emociones en la voz»

Este proyecto internacional, en el que participan la Universidad Pompeu Fabra y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, tiene como objetivo mejorar la atención sanitaria y la integración social de los colectivos en riesgo de exclusión. En el proyecto, financiado por la UE y coordinado por España, también han participado Alemania, Holanda, Francia y Grecia. «En Europa hay mucha gente que no habla el idioma del país de acogida, que no conoce el sistema de salud ni cómo funciona la seguridad social, y se encuentran aislados. Esto, sumado a las diferencias culturales, hace que las personas migradas puedan tener dificultades para lograr información sobre su salud o sobre cómo cuidar a los mayores de sus familias», señala Leo Wanner, coordinador de Kristina y miembro del Grupo de Investigación en Tratamiento Automático del Lenguaje Natural de la UPF. Las barreras lingüísticas, sumadas a las culturales, muchas veces de origen religioso, conducen a un uso inadecuado de los recursos sanitarios o de la asistencia médica.

«Los temas más consultados son las patologías crónicas, cuidados del bebé y la salud mental»

Algunos de los objetivos de este agente virtual fijados por sus desarrolladores fueron que el asistente tuviera capacidad para mantener una conversación aportando respuestas a una velocidada coloquial, que reconociera las emociones en la voz, la cara, la postura del cuerpo, así como los condicionantes culturales de la persona con la que se mantiene el diálogo En concreto, Kristina ha investigado con cuidadores de origen polaco en Alemania, una comunidad muy grande que, en su gran mayoría, se encarga del cuidado de la gente mayor y se han estudiado casos de ciudadanos de origen turco que viven en el país germánico.

Agente virtual de salud
¿Cómo funciona Kristina?

En el caso de España se ha trabajado, fundamentalmente, a través de entrevistas a personas de las comunidades de inmigrantes del Norte de África, aunque también se han realizado preguntas en castellano a población nativa emulando las consultas típicas al médico de familia.

«En el proyecto coordinado por España participan Alemania, Holanda, Francia y Grecia»

El coordinador del proyecto explica las cuestiones técnicas que se esconden tras este agente humano: «Tenemos un partner que analiza la voz y genera una transcripción de lo que dice la persona. El paso siguiente es analizar esta frase para poder entender lo que nos comunica». Además, el equipo de procesamiento del lenguaje natural también se ha encargado de elaborar la respuesta del avatar. «Tenemos un módulo que decide cómo reaccionar a la comunicación de una persona. Una vez decidido esto, se genera una estructura semántica de contenido. Es similar a nuestros pensamientos», cuenta el profesor. Tras esto es necesario emitir una respuesta en el idioma específico: árabe en el caso del equipo de la UPF. «A esto es a lo que llamamos generación del habla», añade el coordinador. Además del equipo del profesor Wanner, la UPF ha aportado otros dos centros de investigación de la universidad: el Grupo de Investigación en Tecnologías Interactivas y el Grupo de Tecnologías de Medios Cognitivos y SemFYC se ha encargado de definir los contenidos clínicos.

Varios motivos de consulta

Un aspecto que genera muchas consultas de la población general, pero también en estos pacientes, son las patologías relacionadas con el sistema osteomioarticular, como por ejemplo el dolor de espalda, que es un motivo frecuente de bajas porque· «hay mucha población que desempeña trabajos con una sobrecarga física importante», explica. Los cuidados del bebé han sido otro de los aspectos fundamentales a tratar, la salud mental es otra de las áreas sensibles y, por último , las enfermedades de transmisión sexual.