Un fotograma de 'The White Lotus'.

'The White Lotus', el hotel de los líos

Un resort deslumbrante, situado en Hawai, es el escenario de una serie coral que engancha gracias a su humor retorcido, a ratos cruento, en contraste con la imagen paradisíaca. Los ricos también sufren

BORJA CRESPO

Lo tiene todo para convertirse en la serie del verano. Es divertida, los personajes resultan entrañables, el reparto coral es espléndido y transcurre en un hotel de vacaciones, bajo la luz del sol de Hawái. 'The White Lotus' engancha, a capítulo por semana, desde el menú de HBO. La reputada plataforma de contenido bajo demanda estrena pocos lanzamientos por todo lo alto en comparación con la competencia, pero ofrece, por lo general, un contenido de calidad, por encima de la media. La propuesta objeto de estas líneas es un buen ejemplo. Detrás está Mike White, a cargo del guión y la dirección. El creador de 'Iluminada', con Laura Dern dándolo todo, focaliza su talento para la sátira en un grupo de ricachones y los trabajadores del lugar paradisíaco donde se hospedan. Un alojamiento de ensueño, con suites mastodónticas, piscinas de todos los tamaños, daikiris a gogó y un mar de sensaciones. Un marco incomparable donde fluyen los problemas emocionales, los anhelos y los fantasmas. El dinero no lo es todo en la vida.

Una familia típicamente americana cuyos miembros apenas tienen comunicación entre ellos, una pareja de luna de miel que pueden acabar odiándose, una mujer que vive el duelo del fallecimiento de su madre a base de alcohol y un director de hotel histriónico son algunos de los eficaces roles que interactúan al servicio de una comedia incómoda que se desarrolla sin que el espectador sepa hacia dónde va, al margen de un cliffhanger engañoso -un singular misterio- que plantea el primer episodio. La exótica música es un elemento cautivador, omnipresente, sin molestar, a lo largo de toda la serie. Subraya una atmósfera desconcertante, donde cualquier imprevisto puede pasar. Los diálogos punzantes destilan acidez, apuntalando una producción que puede recordar a míticos títulos de antaño como 'Vacaciones en el mar' o 'La isla de la fantasía', convenientemente adaptados a la actualidad. Adolescentes enganchados a las nuevas tecnologías, parejas condenadas a no entenderse, personas solitarias sin rumbo… El catálogo de personajes es tan habitual como sorprendente. 'The White Lotus' describe la cara oculta de una sociedad en franca decadencia emocional, un parque de atracciones sentimental que atrapa episodio a episodio.

Extraña comedia

'The White Lotus', miniserie de seis entregas semanales -acaba a mediados de agosto- es un buen ejemplo de humor inquietante. La opulencia que se muestra en el hotel de fantasía choca con la infelicidad de los personajes que se mueven por sus instalaciones y pisan la playa con una extraña ilusión. Como ocurre en la sensacional 'Succession', el hecho de gozar de un estatus inmejorable y poder contar con una cuenta corriente a rebosar no significa que no te corroa la envidia por dentro, entre otros pecados capitales. Lo tienes todo y nada. Millonarios insatisfechos fruto de un sistema que veneran mientras les devora el alma. La competitividad y los celos viajan en la maleta, allá donde vayas. La elección del equipo artístico enfatiza el mensaje, con Alexandra Daddario ('No te lo vas a creer'), de mirada intrigante, a la cabeza. Jake Lacy ('Más que madres'), Murray Bartlett ('Iron Fist'), Jennifer Coolidge ('Socias y enemigas'), Connie Britton ('Una joven prometedora'), Steve Zahn ('Mi tío Frank'), Fred Hechinge ('La calle del terror'), Sydney Sweeney ('Euphoria') y Brittany O'Grady ('Navidad sangrienta') completan el reparto principal del probable título estival del año. HBO ha sabido estrenar en el momento adecuado esta comedia atípica y agridulce.

Vídeo. El tráiler de 'The White Lotus'.

Temas

HBO