Un fotograma de la serie.

'Two Weeks to Live': furia adolescente

La actriz de 'Juego de tronos' también busca vengar el asesinato de su padre en esta comedia negra con genuino humor británico

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Se agradecen sobremanera estos días, con tantas tareas pendientes sobre la mesa, las series con pocos capítulos por temporada y metraje ajustado. 'Two Weeks to Live' ha irrumpido en la parrilla de HBO de sopetón y nos ha dado una alegría a los espectadores multipantalla. Hemos podido degustar casi sin rechistar seis capítulos de poco más de 20 minutos cada uno, la duración ideal para aliviar el ansía audiovisual. Así de contundente es la sesión inicial de esta producción inglesa protagonizada por Maisie Wiliams, la pequeña heroína de 'Juego de tronos'. Aquí Arya Stark ha cambiado la espada por una colección de objetos punzantes y armas de fuego para acometer otra venganza que lleva años gestando. Cuando era cría un sucio mafioso se cargó a su padre de una cuchillada delante de sus ojos y el pérfido criminal cometió el error de no eliminar testigos. Tres lustros más tarde, con 21 años, la chica guerrera se toma la justicia por su mano, emprendiendo un peculiar viaje dejando un reguero de cadáveres a su paso. En el camino se cruza con un par de hermanos algo despistados que se unen a su cruzada, casi por accidente, y más de un personaje excéntrico de gatillo fácil que quiere su parte del pastel. Porque, evidentemente, aparece una bolsa llena de billetes de por medio.

Es una serie hecha para uso y disfrute de la propia Maisie Williams.

'Two Weeks to Life' es la apuesta navideña de la plataforma de 'Los Soprano' y 'Euphoria'. Aunque, a simple vista, su sinopsis anuncie una ensalada de tiros y mucha sangre gratuita, el espectáculo se salva gracias a su abundante humor negro con label británico. La serie parece estar ideada para el uso y disfrute de su actriz protagonista frente a la cámara, barajando algunas ideas interesantes que se desdibujan ante los precipitados acontecimientos. El lote de capítulos se ve de una tacada, pero no se va de la cabeza la sensación de que las seis entregas parecen el borrador de una propuesta mejorable.Recuerda irremediablemente a 'The End of The F***ing World' en su tono adolescente apocalíptico, y a otras apuestas agresivas en la misma línea teenager como 'Wayne', a reivindicar -estrenada en YouTube Premium, como 'Cobra Kai', ojalá sea rescatada por alguna plataforma con enjundia-, o 'Esta mierda me supera', basada en el cómic homónimo (con un final sorprendente que no se atrevieron a replicar en imagen real). En la realización está Al Campbell, un profesional curtido en el ámbito televisivo, colaborador habitual de Charlie Brooker ('Black Mirror'), que acaba de estrenar precisamente en Netflix 'Death to 2020', aka 'A la mierda 2020', un curioso repaso a todo lo que ha ocurrido este maldito año desde la perspectiva actual, con mucho sentido del humor (se hace algo cansino en la parte dedicada a Trump, como el personaje real).

Ardor juvenil

Aunque se disfruta con algarabía si te dejas llevar como público, en la trama de 'Two Weeks to Live' ocurren demasiadas cosas por casualidad, en busca del enredo. Williams funciona muy bien como chica inadaptada que, bajo su aparente inocencia, esconde a una fémina de armas tomar, un registro que se aleja de lo visto hasta la fecha en su prometedora trayectoria -en el divertido filme de terror 'The Owners' algo se acerca, para nada en la reivindicable 'Los nuevos mutantes-. Su madre, interpretada por Sian Clifford (la genial hermana en 'Fleabag'), le ha entrenado durante años en el arte de matar, como a la protagonista de 'Hanna', película y serie, pero algo chapucera y con un punto de comicidad. Aunque el desenlace deja pocos flecos, ya se ha anunciado una segunda temporada de próximo estreno donde habrá más chistes gruesos, gore y acción de andar por casa. Un producto de fácil asimilación para mentes desprejuiciadas.

'Two Weeks to Live' está disponible en HBO.

Vídeo. El tráiler de la serie.