Javier Cámara, en 'Rapa'.

Ponga un Javier Cámara en su serie

El actor acumula papeles buenos en televisión. No se encasilla ni se estanca. Empezó en 'Eva y Adán, agencia matrimonial' y ha llegado a 'Rapa' con una trayectoria asombrosa

MIKEL LABASTIDA Valencia

Poner un Javier Cámara en el reparto arregla cualquier serie. Incluso algunas bastante malas. Eso se sabe desde que este actor hizo su primer cameo en 'Eva y Adán, agencia matrimonial'. En aquella producción de la TVE de los 90 Verónica Forqué y Antonio Resines comandaban una empresa que trataba de resolver situaciones sentimentales de lo más rocambolescas. Y en un episodio Resines sufría un accidente, ingresaba en un hospital y a punto estaba de perder un riñón por la confusión de un camillero, que interpretaba Cámara. Apenas tenía dos frases de guion pero ya dejaba ver su vis cómica, que después ha explotado en otros títulos televisivos como '¡Ay Señor Señor!', '7 vidas' o más recientemente en 'Vota Juan'. En otras producciones además demostró que también era capaz de generarnos intrigas, dudas o lágrimas. Le sale todo. Podría haber tenido papel en 'Patria', 'Antidisturbios' o 'Veneno', por citar tres ejemplos de obras recientes, y nos lo hubiésemos creído. Hasta en 'Maricón perdido' haciendo de Bob Pop si se lo propusiese. Porque la versatilidad, al parecer, era esto.

Ahora estrena 'Rapa' y da vida a un profesor desconcertante, que uno no adivina rápidamente qué papel va a jugar en el thriller. Y vuelve a estar bien. Un Javier Cámara lo soluciona todo.

Algo curioso e inteligente en la trayectoria de este actor riojano es que nunca ha renunciado a ningún medio si el trabajo que le ofrecían le interesaba. O le convenía por otros motivos. No le hizo ascos a las series en cuanto el cine con mayúsculas -esto es Medem, Almodóvar o Coixet- empezó a llamar a su puerta, ni se ha apuntado a las series de última hornada aprovechando que se han puesto de moda. Él ha seguido haciendo tele, cine y teatro indistintamente. Hizo series en los 90, en los albores de los 2000 y en la última década. Y hay de todo entre lo que ha protagonizado. Pero él siempre resuelve. Un Javier Cámara a tiempo siempre ayuda. Veamos cómo.

1990-1991

'Eva y Adán, agencia matrimonial'

Lo dicho, apenas salía un par de minutos al final del episodio 14, con un gag que funcionaba estupendamente y que le llevaba a destacar. Ese camillero torpe, que ni se fija en qué paciente recoge para hacerle un trasplante, tenía una serie. Y Javier Cámara más pelo, aunque el gorro de quirófano le impedía lucirlo.

1994-1996

¡Ay, señor, señor!

La revelación. ¿De dónde ha salido este actor? Sobre papel, pareja imposible con Andrés Pajares, dando vida ambos a curas. En la práctica, funcionaron de maravilla, con una química increíble. Uno, moderno y divertido. Otro, más carca e irritante. Hubo capítulos que los vieron más de 6 millones de personas. Y todos encantados con ese actor nuevo que no habíamos visto nunca en pantalla. Detrás de algunos diálogos estaba, nada menos, que Fernando León de Aranoa.

1996-1997

Este es mi barrio

Primero fue 'Lleno por favor', melodrama construido en torno a Alfredo Landa en una gasolinera. Resultó un éxito. Después '¿Quién da la vez?', a mayor gloria de José Sacristán en un mercado. También triunfó. Así que Vicente Escrivá, autor de las anteriores, reincidió y creó, de nuevo con Sacristán, una serie de las mismas hechuras, titulada 'Este es mi barrio', que también logró una audiencia millonaria. Aquí Cámara tuvo un papel secundario, de nuevo como cura. Había funcionado bien en ese rol y para qué cambiar, debieron de pensar sus guionistas. Todavía no eran conscientes del potencial del actor.

1996-1998

Hostal Royal Manzanares

Si antes le tocó estar a la estela de Pajares y Sacristán esta vez le sucedió lo mismo pero con Lina Morgan, cuando esta era una estrella teatral que las cadenas de televisión se disputaban. Qué tiempos. Todo en la serie giraba en torno a las ocurrencias de la actriz. Cámara, como paparazzi contratado para la boda de la protagonista, rodó diez capítulos, los suficientes como para aprender los mejores trucos de la vieja escuela.

1998-2002

Periodistas

Esto fue loco. Primero logró papel propio y complejo: sustituir a Álex Ángulo, que dejaba la serie y eso que era un pilar de ella. Salió airoso del reto. Después volvió para realizar un 'crossover', es decir interpretando el mismo papel que en otra serie -el de Paco Gimeno en '7 vidas'- que iba a conocer el periódico. Los dos títulos eran de la misma productora y eso lo explica todo.

1999-2006

7 vidas

Se intuía que la relación madre e hijo -Amparo Baró y Cámara- podía funcionar, pero no tanto. Dieron momentos memorables durante los siete años que rodaron juntos (hasta que Almodóvar le dijo ven y él lo dejó todo), tanto que al actor se lo siguen recordando aunque hayan pasado 20 años. Le encomendaron el personaje patético, que siempre tropieza con algo. En teoría iba a servir para dar la réplica al resto (Toni Cantó incluido), pero él le dio la vuelta al papel clásico de torpe, lo hizo entrañable y ocurrente, y se comió la serie.

2008

LEX

Las series de abogados nunca han funcionado en audiencia en España ('Turno de oficio' es la excepción que confirma la regla). Y esta no tuvo mejor suerte, aunque contase con Javier Cámara al frente del reparto, como un tipo cínico y sin escrúpulos. La propuesta era interesante hasta que empezaron a dar giros de guion y a introducir personajes para ganar público y se desvirtuó el espíritu original. Cámara continuó dándolo todo como ejecutivo tiburón pero ya poco se podía rascar.

2011

Los Quién

A Cámara y María Pujalte les encomendaron encarnar al primer matrimonio en España que se divorció en los años 80. La trama presumía de un punto de partida divertido pero se desinflaba enseguida. Ellos no lo sabían, pero la serie buena para ambos estaba por llegar.

2016-2020

The Young Pope

Javier Cámara también habla bien inglés. ¡Sorpresa! Y le mantiene el pulso a Jude Law sin pestañear. Volvió a colgarse la sotana, pero ahora bajo las órdenes de Sorrentino, que todo lo rueda endiabladamente bonito. Y es capaz de hacer bello a un personaje complejo como era el monseñor Gutiérrez, lleno de conflictos interiores.

2015-2017

Narcos

Ya no estaba Pablo Escolar y la serie ya era un éxito cuando ficharon a Cámara para que interpretase al contable de Miguel Rodríguez, el cerebro del cártel de Cali. El reto para Cámara esta vez era que no se notase que venía de Albelda de Iregua y no del Valle del Cauca, dar el pego con el acento colombiano y decir si se lo pidiesen «hijueputa malparido» sin desentonar.

2019-2021

Vota Juan

Cámara no tenía que demostrar nada y aún así 'Vota Juan' (y después 'Vamos Juan' y 'Venga Juan') ha sido la confirmación de que su talento es inmenso. Lo de tildarlo de camaleónico suena a tópico, pero es que si alguien se merece este adjetivo es él. La producción va ganando según avanzan las temporadas. El personaje de Juan, que empieza como una caricatura, descubre capas hasta conseguir un retrato perfecto de ese político/empresario/directivo despreciable (pero a la vez pobre persona) que ha ido medrando en la España del pelotazo y nadie sabe cómo. Qué gozada. Si no tuviese poco con actuar Cámara también dirige. Y le sale para nota. Yo he visto el episodio 'Estambul', en el que él debutó tras las cámaras, varias veces. Y no soy masoca.

2022

Rapa

'Rapa' no es 'Hierro' aunque es evidente que se ha hecho con mimbres similares para acertar. Eso era difícil y no todo funciona tan bien como en aquella. Cámara debuta en el 'thriller' con un personaje extraño, que uno tarda en comprender, que siempre parece que oculta algo, que desconcierta, que en manos de otro actor podría haberse estrellado. Por eso los Coira (sabios creadores de esta ficción) pusieron un Javier Cámara en su serie.