Un fotograma de la segunda temporada de 'The Mandalorian'.

'The Mandalorian', regreso apoteósico

Los primeros episodios de la nueva temporada han contentado a los fans de 'Star Wars', con múltiples guiños a la saga y el cine de género

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Esta vez no ha habido que esperar tanto para disfrutar legalmente con la segunda temporada de 'The Mandalorian'. Disney+ ya está más que afincada en nuestro mercado como plataforma de pago, frenándose el fomento de la piratería doméstica para ver lo último de 'Star Wars', que supera en nivel de entretenimiento a las recientes películas estrenadas en salas. Cada semana la todopoderosa compañía del ratón cuelga un capítulo inédito de la serie del momento y, por lo que hemos podido ver hasta ahora, el nuevo material supera a la sesión predecesora. Sin duda, Jon Favreau, creador vital de esta nueva aventura vinculada al universo iniciado por George Lucas, ha tomado nota de lo que funcionaba mejor en los comienzos de las tribulaciones del mandaloriano y lo ha multiplicado por dos, o más. Firma el guion y la dirección del primer episodio, controlando también al máximo el resultado final desde la producción ejecutiva. El esquema se repite a la hora de contar las historias. En cada entrega el mercenario protagonista, acompañado del inseparable Baby Yoda, epítome de lo cuqui, llega a un planeta donde se presenta un asunto que resolver, una amenaza, un trato o un tejemaneje. Siempre hay un intercambio de información, o de materia prima, respondiendo a una necesidad. A cambio, el héroe de la función se encarga de solucionar algún problema con aires de western, apretando el gatillo de su pistola láser.

Baby Yoda, igual de cuqui que en la primera.

La fórmula de 'The Mandalorian' replica el éxito de series míticas de la televisión como 'El equipo A' o 'Kung Fu'. El guerrero de la armadura incombustible aterriza en un lugar perdido en la galaxia donde reina el villano de turno, al que pone en su sitio. En la continuación de la serie mando, el mandaloriano, llega a Tatooine, donde un ser monstruoso, una especie de dragón larvado gigante, siembra el terror entre los lugareños. Se zampa todo lo que pilla, desplazándose bajo tierra como en la película de culto 'Temblores', delicia de serie B protagonizada por Kevin Bacon. El personaje interpretado por Pedro Pascal se alía con los habitantes del pueblo para exterminar a la espeluznante criatura, un Godzilla subterráneo que destroza todo a su paso y recuerda también, inevitablemente, al imaginario de 'Dune'. Con el desierto como escenario, Favreau se marca un western espacial fabuloso, que remite a la memoria sentimental, contentando a los adoradores de la saga de las galaxias, pero también a los amantes del género encumbrado por John Ford, Sergio Leone y compañía. El protagonista, a la postre un antihéroe, no va montado sobre su caballo, utiliza una moto volante que se desliza sin tocar la arena del paisaje. Hay una escena en el salón, de manual, y la tensión propia de un duelo a muerte. Los antagonistas acaban siendo amigos tras la violencia simbólica oportuna en la calle central del pueblecito del Oeste para enfrentarse así a un mal mayor. Además, se juntan con los salvajes del lugar, los Moradores de las Arenas. Cowboys e indios unen fuerzas. Y Baby Yoda observa la escena, preparado para ser pasto de memes de internet. Menudo invento.

Pura diversión

En 'The Mandalorian' funciona muy bien estéticamente la fusión de los efectos especiales de toda la vida, marionetas incluidas, con las nuevas tecnologías visuales, entre ellas Stagecraft, lo que viene a ser la retroproyección de toda la vida, pero perfeccionada al máximo, con infinidad de posibilidades visuales filmando en un plató, lo que abarata costes. Un acierto de Favreau, que engancha a generaciones de ayer y hoy. Como seguidor acérrimo de 'Star Wars' se toma muy en serio su cometido, apuntando directamente al corazón de los fans fatales de la sempiterna saga. En su ardua gesta ha sabido tocar las teclas adecuadas, siendo consciente de la audiencia potencial de un relato ambientado tras la caída del Imperio, antes de la aparición de la Primera Orden. La trama central no avanza apenas en lo visto hasta la fecha, ni falta que hace. Son aventurillas emocionantes y evocadoras que se suceden para el deleite del espectador desprejuiciado. El director de 'Iron Man', el primer ladrillo consistente en la construcción del Universo Cinematográfico de Marvel, sigue explotando el humor en su apuesta. Las referencias son incontables, incluyendo el indispensable manga 'El lobo solitario y su cachorro', de Kazuo Koike y Goseki Kojima, donde un samurái emprende una sanguinaria venganza en compañía de un niño pequeño, como el Baby Yoda que tantas alegrías está dando a los amantes de la franquicia de Darth Vader.

Tres fotogramas de la serie.

Recordemos que el protagonista de 'The Mandalorian' nunca muestra su rostro bajo el casco. No se lo quita ni para dormir. ¿Se duchará desnudo? Muchas son las cuestiones frikis que se plantean en este sentido. Se trata de un pistolero solitario que busca fortuna empleándose a fondo con todo tipo de armas y la lucha cuerpo a cuerpo. Tiene sus principios, moralmente cuestionables por momentos. En la segunda entrega de la última temporada se ve obligado a emplearse a fondo como taxista. Con su destartalada nave como medio de transporte, a pleno rendimiento, debe surcar el espacio con una singular pasajera a bordo, una rana antropomórfica que lleva a cuestas una camada de huevos que resultan una exquisitez para el pequeño Yoda. El hecho de que el bebé cincuentenario se zampe algunas piezas del manjar ovoide ha dolido a algunos seguidores que han dado muestras de su desagrado en internet. No parece que sea vegano. No obstante, lo mejor de la pieza es el aterrizaje forzoso del vehículo en un planeta helado donde les asalta una legión de arañas mutantes con oscuras intenciones, la excusa perfecta para citar 'Alien' y 'Starship Troopers'. El insecto arácnido es una Araña blanca nudosa o Krykna. Su creación se remonta a 1980 y 'El Imperio Contraataca', un dato a tener en cuenta. Ealph McQuarrie diseñó este bicho amenazante que iba a aparecer en Dabobah, el planeta de Yoda., pero finalmente irrumpió muchos años más tarde en la serie de animación 'Star Wars Rebels', en 2004. La pelea contra la plaga de alimañas aporta algunos momentos fascinantes. Un buen comienzo para un esperado retorno que ofrece pura diversión.

La segunda temporada de 'The Mandalorian' se ha comenzado a emitir en Disney+.

Vídeo. El tráiler de 'The Mandalorian'.