Jodie Foster da instrucciones a uno de los intérpretes de la serie 'Tales from The Loop'. / R. C.

Jodie Foster: «En mi vida no cambiaría nada»

La oscarizada intérprete se hace cargo de un episodio de 'Tales from the Loop', uno de los grandes estrenos de Amazon Prime

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Una de las series que, junto a 'Unorthodox', ha destacado durante el confinamiento es 'Tales from the Loop', una saga de ciencia ficción producida por Amazon e inspirada en el trabajo del artista Simon Stålenhag. Cada episodio es un enigmático e impreciso conjunto de ideas filosóficas sobre la situación de los humanos en el universo. Creada y producida por Nathaniel Halpern, la serie cuenta con directores de la talla de Jodie Foster o Mark Romanek, el realizador tras 'One Hour Photo' y 'Never Let Me Go', quien se encarga del primer episodio. Fascinada con el guión de Halpern, la ganadora del Oscar por 'El silencio de los corderos' dirige el segundo capítulo de la serie, 'Home'. Fascinada con los nuevos proyectos televisivos de las plataformas, Foster (Los Ángeles, 57 años) también se ha revelado como una prolífica realizadora en 'House of Cards', 'Orange is the New Black' y 'Black Mirror'.

-Hace tiempo que no la veíamos, ¿cómo se siente al volver frente la opinión pública?

-Ya no estoy ante la audiencia, no me presento como actriz sino como directora.

-¿Por qué ha elegido regresar como realizadora?

-Me cuesta contestar porque hay muchas razones por las que me siento orgullosa de este trabajo. Estamos ante un experimento cinemático que demuestra la importancia de la televisión. 'Tales of the Loop' mantiene la calidad de una película de cine, pero se emite en la pequeña pantalla y eso es algo fascinante para mí. Estamos en una sociedad que se adapta a extraños acontecimientos y se transforma con la tecnología a pasos agigantados y que, sin embargo, no se toma tiempo para cuestionar su espacio en el universo. Lo que me atrae siempre de un proyecto es la trama, los personajes, sus relaciones, sus reacciones, los problemas que tienen que superar y que yo misma tengo que superar en mi propia vida

-Parece que siempre le ha atraído la ciencia ficción...

-Me veo a mí misma dentro de los personajes de esta serie. Me encanta la belleza con que se desenvuelven dentro de historias pequeñas. Dentro de un paisaje inmenso, como es el universo, vemos narraciones muy personales que nos invitan a identificarnos con ellas. Me parece una serie única, no creo haber visto nunca algo parecido. Es muy original. Me motiva esa necesidad del ser humano por sentirse valorado, por querer que la vida tenga sentido. Todos sentimos vacíos que hay que llenar; unos lo hacen mudándose a la India y otros ganando poder.

Vídeo. El tráiler de la serie.

-Artísticamente, profesionalmente, ¿se siente valorada en su industria?

-He entregado mi vida a ella. Me motiva sentirme valorada por mis compañeros

-Usted ha dirigido varios episodios de la serie 'Orange is the New Black', 'Black Mirror' y ahora 'Tales from the Loop', ¿le gusta trabajar en televisión?

-El presupuesto de una película marca las diferencias. La televisión es un medio de los creadores de los shows, los llamados 'runners', mientras el realizador ejerce de consejero durante el rodaje. No es lo mismo trabajar en la televisión que en el cine, porque llegas cuándo los actores ya están contratados, los sets montados y las luces puestas. El cine es el verdadero vehículo del director, uno desarrolla su propia visión cuando rueda una película.

-¿Qué es lo más importante en su vida en estos momentos?

-Nada material. Las cosas que me importan son intangibles, momentos de la vida de los que no tienes ningún recuerdo. La relación con mis hijos, mis relaciones sentimentales, mis amigos, mi trabajo; esos momentos inesperados, unos maravillosos y otros terribles, como vivir la muerte de una persona que quieres

-¿Cree que es importante vivir el presente haciendo cada día inolvidable?

-Sí, pero es muy difícil porque hay días que no tienen nada diferente que ofrecer, días que además apestan porque todo te salió mal.

-Es curioso que su vuelta coincida con un periodo en el que se habla incansablemente de la diferencia numérica entre realizadores masculinos y femeninos.

-Todos los que trabajamos en esta industria sabemos que nunca ha habido el mismo número de hombres y mujeres dirigiendo. La industria empieza a cambiar en las películas independientes, en la televisión, pero no en cintas comerciales y no, no creo que exista un complot contra las mujeres. El motivo está más relacionado con el miedo al riesgo de los estudios y, aunque no gusta que yo lo diga, hay muy pocas mujeres interesadas en dirigir las películas que los estudios desean producir. Yo soy una de ellas, rechazo mucho de lo que me ofrecen porque lo que quiero es contar mis historias.

«Rechazo mucho de lo que los estudios me ofrecen porque lo que quiero es contar mis historias»

-Más del 80% de los actores no ha trabajado nunca con una mujer directora...

-No creo que nadie piense en esos términos. Ningún actor rechaza una película porque hay una mujer al frente. Lo rechazan porque no les gusta la historia o el estilo del director. Espero que muy pronto dejemos de tener estas conversaciones.

-¿Cómo consigue desconectar de su trabajo y relajarse?

-Hago cosas estúpidas como ver fútbol americano en la televisión.

-Usted fue descubierta hace 35 años con 'Taxi Driver'. ¿Cómo de importante ha sido Martin Scorsese en su carrera?

-Rodé la película 'Alice Doesn't Live Here Anymore' con Scorsese antes de 'Taxi Driver', aunque reconozco que fue la segunda la que cambió mi vida. Con 12 años ya había hecho 9 películas y no entendía lo que significa el reto de interpretar; de hecho, pensaba que era un trabajo muy tonto.

-Usted fue una niña prodigio de Hollywood, ¿dejaría a sus hijos trabajar como actores?

-Si mis hijos se proponen ser actores no seré yo quien los detenga. Yo no fui una niña prodigio de la ciencia, pero tuve una vida prodigiosa. No cambiaría mi vida por nada.

-¿Por qué tarda tanto en encontrar proyectos como directora?

-Podría poner un montón de excusas, pero, principalmente, me he dedicado a estar con mis dos hijos.