Michaela Coel encabeza el reparto de 'Podría destruirte'. / r. c.

Cuentas pendientes para el verano de los seriéfilos

Los meses estivales son propicios para ponerse al día con algunos trabajos que no se pudieron disfrutar en su estreno

MIKEL LABASTIDA

El verano es tiempo de diversión, de descanso, de desconexión. Pero también es época de resolver cuentas pendientes, de ponerse al día con temas atrasados o de enfrentarse a asuntos que hasta el momento habían permanecido paralizados. En el mundo seriéfilo estos propósitos de enmienda están a la orden día, debido a que el ritmo de estrenos es tan vertiginoso que resulta imposible que no se escape algún título por ver. Por ello los meses estivales -y previsiblemente de vacaciones- son idóneos para recuperar ficciones olvidadas o postergadas.

Y una manera de poder volver a las conversaciones de las que se haya tenido que huir por temor a los 'spoilers', peligrosos si uno no lleva al día todo lo que ofrecen las plataformas. He aquí diez series que piden a gritos un visionado, aunque haya que sacrificar rayos de sol durante unas horas o un chapuzón en el mar o en la piscina.

'Line of duty'

Una de las cosas que más gusto da en el universo seriéfilo es encontrarse con una serie con varias temporadas por delante que poder ver de seguido con tiempo por delante. El problema es que ya no se hacen series como las de antes -es decir, largas-. Se llevan las miniseries, con lo que se ha perdido lo de seguir a los mismos personajes durante un periodo de tiempo. Afortunadamente nos queda 'Line of duty', estupendo título policiaco inglés sobre un departamento que se encarga de investigar la corrupción dentro de las propias instituciones. ¡Y tiene seis temporadas! (Disponible en Movistar y Netflix).

'Baron Noir'

Se habló de ella cuando Pablo Iglesias abandonó la vicepresidencia del Gobierno para concurrir a las elecciones por la Asamblea de Madrid, aunque la serie es de 2016. Se trata de una producción francesa sobre el modo de sobrevivir en la política. Se centra en un alcalde y miembro del Parlamento que resulta sacrificado en una carrera electoral por parte del que había sido su mentor. Gustará a quienes cayeron rendidos a 'Borgen' y 'House of cards'. (Disponible en HBO y Movistar).

Los protagonistas de 'Baron Noir'. / r. c.

'Maricón perdido'

La serie de Bob Pop es una de las sorpresas del año, por el modo en que aborda la búsqueda de la identidad y plantea el acoso y derribo que vive el protagonista en diferentes escenarios de su vida por su forma de ser o por su aspecto físico. Desgraciadamente también es un relato de actualidad tras el crimen al joven Samuel y que deberían revisar aquellos que ponen en duda que fuese motivado por la homofobia. (Disponible en TNT).

'Master of none'

Uno de los mejores ejemplos de autoficción es 'Master of none', la serie sobre un actor norteamericano de origen indio que vive en Nueva York, protagonizada por Aziz Ansari, un actor norteamericano de origen indio que vive en Nueva York. Es decir, el autor toma hechos reales para construir las tramas. Esta producción de Netflix se reivindica como una especie de tratado moderno de las relaciones personales. Y aunque se viste de comedia, en ocasiones roza el drama, como la propia vida. Las dos primeras temporadas son estupendas. La tercera es una especie de 'spin off' sobre uno de los personajes secundarios y resulta mucho menos interesante.

'Podría destruirte'

'Podría destruirte' está nominada a nueve Emmy, después de que fuese ignorada en los Globos de Oro. Y son merecidos los reconocimientos. Es una de las series más agudas a la hora de plantear los límites en las relaciones sexuales y los problemas en torno al consentimiento. Es atrevida no solo en cuanto a los temas que expone (de gran actualidad), sino a la forma, obligando al espectador continuamente a que se posicione y cuestione su forma de proceder. (Disponible en HBO).

'Wandavision'

Parece mentira que un canal tan aparentemente convencional como Disney+ pariese uno de los productos más arriesgados vistos en los últimos tiempos, que a pesar de estar protagonizado por dos superhéroes se aleja de este tipo de productos. En la forma se parece a las 'sitcom' clásicas pero en el fondo está narrando una historia completamente distinta, una crítica al modo hueco en que se desarrollaban aquellas ficciones en las que todo el mundo era feliz y vivían en un universo idílico.

'El ferrocarril subterráneo'

Basada en la obra homónima de Colson Whitehead en torno a la idea, ya planteada en otros relatos, de un tren secreto que sirve para liberar esclavos y que puedan huir a lugares en los que no sean abusados, esta ficción llama la atención por su extraordinaria puesta en escena y por la crudeza de algunas de sus secuencias. Está dirigida por el siempre interesante Barry Jenkins, que firmó la oscarizada 'Moonlight'. (Disponible en Amazon).

'Generación 56K'

Cierra la lista una propuesta bastante intrascendente, llegada de Italia, que relata la historia de dos compañeros de clase que mantienen una relación especial en la etapa escolar y que años después se reencuentran y se sienten atraídos. La trama romántica discurre en dos líneas temporales, la de la infancia y la de ambos en edad adulta. Una comedia entretenida, que no es poco. (Disponible en Netflix).