Inma Cuesta y Arón Piper, en un fotograma de 'El desorden que dejas'.

'El desorden que dejas', solvente thriller con acento gallego, o no

El duelo interpretativo en la distancia entre Inma Cuesta y Bárbara Lennie es lo más interesante de este noir

ASIER MANRIQUE

Netflix ha estrenado 'El desorden que dejas', su primera incursión en el noir gallego que tan de moda se ha puesto en los últimos tiempos. La serie, escrita, dirigida y producida por Carlos Montero se basa en la novela homónima que él mismo escribió en 2016 y que se llevó el Premio Primavera de Novela.

La serie nos lleva hasta la localidad de Novariz, donde una joven profesora llega para hacer una sustitución. Pronto descubrirá que la profesora a la que sustituye se ha suicidado en extrañas circunstancias. A su llegada recibirá un inquietante mensaje: «Y tú, ¿cuánto vas a tardar en morir?». Una bienvenida que no será más que el primer aviso de lo que le espera en Novariz.

'El desorden que dejas' es un noir de manual que emula en cierta medida el tono de los noir escandinavos que se sitúan en pequeñas localidades, en entornos grises y hostiles y con una truculenta trama que se va destapando poco a poco. En este caso es de agradecer que en este traslado a tierras gallegas no se hayan olvidado del todo de cuestiones tan básicas como el acento, el idioma gallego o el modo de vida en un pueblo azotado por el drama del paro, aunque esto último solo se nombre de pasada.

Sobre la cuestión lingüística, al no ser gallego, tal vez valore erróneamente la sonoridad de los gallegos al hablar en español. Yo sí me he creído el acento. Aunque bien es cierto que algunos personajes tienen y no tienen acento dependiendo de las escenas. La que mejor sale parada de este aspecto lingüístico es Inma Cuesta, quien sorprende con un trabajado acento que sus compañeros Arón Piper, Bárbara Lennie o Roberto Enríquez no rematan del todo bien. La introducción del gallego se hace principalmente mediante el personaje de la tabernera, la única que recuerdo hablando continuamente en gallego. Sorprendente que siendo un pueblo pequeño, donde el gallego debería estar más extendido, y ser más común, no escuchemos más de esta preciosa lengua.

'El desorden que dejas' es principalmente el duelo en la distancia que mantienen Inma Cuesta, la profesora sustituta, y Bárbara Lennie, la profesora que se ha quitado la vida. Las dos solo interactúan en una escena puntual, pero son los paralelismos que se establecen entre ambas los que sustentan la historia. Raquel (Inma Cuesta) lucha contra sus propios fantasmas -fracaso matrimonial y la muerte no superada de su madre- mientras trata de hacerse un hueco en una comunidad que le ha recibido dándole la espalda. Cuesta está solvente en este papel, menos agradecido que el de Viruca, interpretada por Bárbara Lennie. Esta última puede divertirse más interpretando a una mujer contradictoria, con claroscuros y con un halo de misterio que enriquece más si cabe su historia personal.

El reparto de secundarios lo integran actores que hemos visto en un buen número de producciones televisivas recientes. Arón Piper se gradúa, aquí sí, como un intérprete interesante. Da un salto de madurez respecto a 'Élite', algo que el personaje de Ander no le dejaba. Tamar Novas, un imprescindible siempre que viajamos en una ficción a Galicia, cumple con el pequeño papel de soporte de Inma Cuesta. Roberto Enríquez, un rostro imprescindible de las producciones televisivas, da vida al marido de la difunta Viruca. Al plantel de secundarios hay que sumar a los jóvenes Isabel Garrido y Roque Ruíz, la gran revelación de la serie al dar vida al personaje joven más interesante, Roi, y al que tendremos que seguir la pista para ver lo que tiene por dar. De momento, su debut promete mucho.

Tres fotogramas de la serie.

'El desorden que dejas' es un noir interesante que comienza realmente potente y que tira por tierra todo este desarrollo en el último capítulo de la serie. Un punto negro que no hace justicia a un producto que hasta ese momento se había mantenido en lo alto y con un nivel superior a muchos thrillers que nos llegan a las plataformas últimamente. Pero una suerte de casualidades cogidas con pinzas termina por desbaratar lo que podría ser un notable alto. Cierre de tramas forzadas, historias que avanzan excesivamente rápido, personajes y subtramas que se dejan en el aire y la típica resolución de la historia que es imposible ver venir porque no has dejado suficientes pistas de las que pueda tirar el espectador.

Pero que ese final no empañe lo que es un thriller solvente e interesante en casi su totalidad. 'El desorden que dejas' es un digno producto que se une a una larga lista de ficción que se ha producido este año en España y del que nos podemos sentir muy orgullosos.

'El desorden que dejas' está disponible en Netflix.

Vídeo. El tráiler de 'El desorden que dejas'.