Un fotograma de 'Mal viaje', el corto que firma David Fincher.

La alucinante cosecha de 'Love, Death & Robots'

El tercer volumen de la conocida serie de animación sube puntos, ofreciendo en su última entrega la antología de piezas visuales más equilibrada de todas. Recomendamos las piezas de mejor a peor, pero son todas estupendas

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Repasar uno a uno los nueve episodios de la última entrega de la antología 'Love, Death & Robots', como en sus anteriores estrenos, tiene menos sentido que nunca si se entiende como un listado de mejor a peor. Todos los cortometrajes son potentes, con lo cual el orden atiende a un mayor o menor interés de las piezas, digeribles del tirón, en un abrir y cerrar de ojos. Estamos ante la tanda más equilibrada del proyecto, cuyo amplio título acoge prácticamente cualquier relato de ciencia ficción o que contenga violencia. Los robots salen de vez en cuando, la muerte siempre y el amor, a ratos. De hecho, la cantidad de hemoglobina se multiplica notablemente en relación a los anteriores lotes de las serie, más comedidos y menos cuidados en temas como la perspectiva de género. Recordemos que David Fincher y Tim Miller están detrás de esta original iniciativa cuya producción hay que agradecer a Netflix. El compendio incluye cartoons de estilo clásico con tendencias más actuales, apostando también por las posibilidades estéticas que otorga el desarrollo de las nuevas tecnologías. El target sigue siendo el público adulto, abierto de miras, seguidor de la fantasía y las historias futuristas.

1

David Fincher

Mal viaje

El mejor de este tercer volumen de 'Love, Death & Robots', dirigido por el mismísimo David Fincher, cuya sapiencia narrando queda evidente. Un relato macabro de horror marino, siniestro y gore, bien realizado y finiquitado por obra y gracia de una infografía bien entendida y explotada. La tripulación de un barco a la deriva se ve en la tesitura de salvar su pellejo a cambio de transportar a tierra firme a un monstruo terrible, devorador de carne, un cangrejo gigante que destruye todo a su paso, con el cual hacen un horrible pacto. Las almas, ya condenadas, no se ponen de acuerdo en cómo sobrellevar tan cruento asunto. La violencia estalla y cubos de sangre salpican el concepto de democracia.

2

Alberto Mielgo

Jíbaro

Visualmente espectacular, esta pieza igualmente maravillosa demuestra que el CGI avanza y sus virtudes pueden exprimirse con originalidad. La animación por infografía se despega de la estética de videojuego, como demuestra este genial corto cuyos personajes se mueven como si estuvieran bailando contagiados por una coreografía sensorial arrebatadora. Hay erotismo y violencia, se entrecruzan, dando pie a un relato fascinante en el cual una peculiar sirena atrae a un caballero con armadura cegado por el brillo del oro. El diseño del sonido merece especial atención, así como los sensacionales escenarios donde transcurre el encuentro entre los protagonista. El talento del oscarizado Alberto Mielgo es indiscutible.

3

Robert Bisi y Andy Lyon

La noche de los minimuertos

Una gozada que aglutina, con una visión sumamente original, todas las referencias imaginables del cine de zombies. El humor negro campa a sus anchas en esta sucesión de estampas, a modo de maquetas, que recogen con gracejo la expansión del virus que convierte a los seres humanos en muertos vivientes. Horror en miniatura, perfecto para descongestionar la dureza de otras piezas. ¡Viva la ironía!

4

Emily Dean

El propio pulso de la máquina

Una delicia que puede recordar, perfectamente, a los cómics del inmenso Moebius, maestro del noveno arte. El despliegue visual, lisérgico, es brillante, con una llamativa paleta de colores complementarios. Los amantes de los tebeos de ciencia ficción de los años 80, revistas como 'Zona 84' y la escuela de 'Metal Hurlant', disfrutarán especialmente con este viaje espacial al filo de la muerte. Tras un accidente en un planeta perdido, una astronauta intenta sobrevivir desesperadamente.

5

Jerome Chen

Sepultados en sala abovedadas

'Aliens' y Lovecraft se dan la mano en esta pieza visualmente atractiva que no se corta a la hora de mostrar planos generales, algo inusual en este tipo de animaciones. La atmósfera está muy conseguida y la resolución de la historia es más que aceptable, algo que no siempre ocurre en el mundo del cortometraje. Un equipo de rescate se adentra en una extraña gruta para salvar a un rehén. Lo que encuentran en el interior, cuando las tinieblas les rodean, es muy diferente a lo que esperaban.

6

Carlos Stevens

Las ratas de Mason

Un fábula divertidísima, cargada de escenas de violencia explícita que chocan con los cuentos de toda la vida. Ver a ratas siendo exterminadas por un robot carnicero demencial deriva en algo inesperado. Un granjero decide llamar a una novedosa empresa de control de plagas para intentar limpiar su granero de animales indeseables. Una vez más, un avance tecnológico acaba liándola, como en 'Black Mirror'. La guerra entre roedores y el androide doméstico de asalto es un delirio bestial absoluto. El estilo caricaturesco de la animación ayuda a digerir el brutal show y aporta más sentido a su mensaje. Ojo, el guion lo firma el escritor de novelas de fantasía Joe Abercrombie.

7

Patrick Osborne

Tres robots: estrategias de escape

Secuela de una anterior pieza de al serie, vista en la primera entrega de la recomendable serie. Subraya el mensaje, con un gag final que arrancará más de una carcajada. Los seres humanos estamos condenados a la desaparición, nos estamos ganando con creces nuestra propia extinción. Los tres robots del título se encargan de darnos el aviso desde la ficción, repasando las diferentes fases de un posible apocalipsis. Hay sarcasmo y algo de mala uva.

8

Tim Miller

El enjambre

Así como en anteriores temporadas el CGI cantaba demasiado y enseguida saltaba la alarma en la retina, en esta entrega la imagen está más cuidada y se puede apreciar un importante avance en la expresividad de los personajes. Esta historia con insectos viscosos gigantes puede recordar a 'Avatar' en su look. Consigue dar mal rollo en algunos pasajes, especialmente en su tramo final. Dos seres humanos conviven en un panal sideral con unos bichejos de comportamiento impredecible. Tim Miller, el creador de 'Love, Death & Robots', se encarga de la dirección.

9

Jennifer Yuh Nelson

Equipo mortal

Un divertimento animado a la vieja usanza, con un sentido del humor algo cafre, con chistes gruesos y muchas salpicaduras. Un comando se adentra en la selva en una misión suicida. El grupo de mercenarios se topa con un oso-robot gigante imposible de abatir. Uniendo fuerzas, armados hasta los dientes, intentarán acabar con la mala bestia. El animal en cuestión es un arma de destrucción imparable, fruto de un experimento bélico que se tuerce. El hombre jugando a ser Dios de nuevo se pilla las manos. Las mutilaciones son notables en un festín sangriento con aroma de cartoon de aventuras de siempre. Quizás sea el menos original del lote, pero se ve con algarabía.