Un fotograma de 'Chucky', la nueva serie de SyFy.

'Chucky': American Horror Toy Story

Las tribulaciones hemoglobínicas del popular muñeco diabólico, cuya saga se antoja de culto entre los fans del terror, pasan al formato serie con algarabía. De 1988 a 2022, con trasfondo LGTBI+

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Entre los grandes iconos del cine de terror moderno, grandes mitos de la cultura popular que lucen en todo tipo de merchandising, ahora que los muñecos de plástico son las nuevas figuras Lladró, se encuentra un muñeco pérfido que cobra vida cuando los adultos miran para otro lado. La aviesa marioneta se dedica a sembrar el pánico cuchillo en ristre. Sus bromas pesadas causan serias bajas entre la especie humana. Múltiples mutilaciones, demembramientos y decapitaciones figuran en el currículum sanguinolento de Chucky, el muñeco diabólico, cuyas andanzas audiovisuales se expanden como mandan los tiempos. Convertido en la estrella de una franquicia que ya lleva varias entregas estrenadas en cine y un remake, atendiendo a la explotación desmedida de la nostalgia, las aventuras charcuteras del juguete asesino también saltan a la pequeña pantalla, o multipantalla, como toca citar hoy en día la posibilidad de poder consumir películas en multitud de soportes, tendiendo a la miniaturización frente al sueño de tener un proyector en tu habitación de principios de siglo. Las peripecias del títere exterminador se han volcado también en una serie bastante solvente, un slasher de instituto que explota la imaginería de la criatura ideada por Don Mancini, implicado a conciencia en este nuevo proyecto serializado emitido semanalmente por el canal Syfy, con un total de ocho episodios disponibles.

Arden las redes cuando se anuncia algún inevitable remake de una película con tirón de los años 80, signo inequívoco de que la nostalgia no siempre es buena compañera. Ver pasar el tiempo a través de las tendencias circulares en el cine, y en la vida en general, nos hace peinar canas (los millennials ya van para los 40). Más de un internauta crecido bajo el anonimato que ofrecen las nuevas tecnologías tuvo que comerse sus palabras, o más bien sus tuits, cuando se estrenó en 2019 una versión renovada de 'Muñeco diabólico (Child´s Play)', una franquicia disfrutona que reseteó y se puso al día siendo plenamente consciente de su condición. El humor negro y juguetón es lo que gusta al público potencial de la saga y la serie televisiva estrenada en Syfy estira bien el chicle en este sentido. Mantiene el espíritu original y plantea una nueva mirada a la historia del juguete diabólico, revelándose una vez más como un entrañable divertimento que no hay que tomarse muy en serio. Chucky superstar vuelve a hacer de las suyas, en esta ocasión en las aulas de una institución académica donde cualquier alumno es susceptible de perder la vida a hachazos.

Como espectador te puedes olvidar del original y volver a empezar en esta revisitación televisiva del clásico de 1988. Se puede entender como el reinicio de una saga sin complejos, que ha ofrecido grandes momentos en la historia subterránea del séptimo arte. Su evolución hacia el desbarre es inteligente, aunque Mancini ha optado, como creador principal, por retomar la historia desde la entrega más elogiada de la saga, la divertida 'Muñeco diabólico 2' (1990). De hecho, rescata el diseño de Kevin Yagher del muñeco viviente para, en cierto sentido, volver a los orígenes del proyecto. La crítica de una producción de terror de estas características necesita una amplitud de miras, una falta de prejuicios y un conocimiento del género que va más allá de la cinefilia para analizar con ojos de entendido en la materia un producto que puede encontrar en sus errores sus mayores aciertos y en los destellos de incongruencia sus virtudes. El humor macabro manda y el cruel títere vestido con peto vaquero y camiseta a rayas sigue siendo un personaje tan temido como adorable cuando despliega sus dotes de manipulación psicológica. Esta vez un adolescente con problemas en clase lo adopta y sufre las consecuencias. Como dato añadido de interés, regresa poniendo voz al juguete infernal el gran Brad Douriff, al que se suma en el casting su hija Fiona, que presentó la serie en persona, con buena acogida, en el pasado festival de Sitges.

'Chucky' está disponible en SyFy.

Vídeo. El tráiler de 'Chucky'.