Chris Evans, en 'Defending Jacob'.

Chris Evans: «Me inclino hacia historias dentro de ambientes familiares»

Acaba de estrenar 'Defending Jacob' en Apple TV+, donde da vida al padre de un joven de catorce años acusado de asesinar a un compañero

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

El próximo 31 de mayo se cumple el plazo de estreno para las series que califican a los premios Emmy por lo que este mes debutan los mejores títulos de muchos estudios. Dentro de este grupo de grandes estrenos destaca 'Defending Jacob', miniserie de Apple TV+ protagonizada por Chris Evans y Michelle Dockery. Dividida en ocho episodios, 'Defending Jacob' está basada en la novela policiaca de William Landay, que se mantuvo durante meses entre las más vendidas del mundo. Evans y Dockery interpretan a los padres de un joven de 14 años, interpretado por Jaeden Martell, que es acusado de asesinar a un compañero de clase en una pequeña ciudad de Massachusetts. En su primer trabajo tras despedirse del Capitán América y Los Vengadores, Evans (Boston, 1981) aparece también en los créditos de la serie como productor ejecutivo del proyecto. Tras dos décadas formando parte del grupo de actores más celebrados del planeta, el actor elige un papel oscuro lejos del imperio Disney y que no es necesariamente el que se espera de él en Hollywood. Rubio y carismático, Chris Evans pertenece al cuarteto de los 'Chris' del Hollywood más cotizado, que se turnan para estrenar películas semana a semana confundiendo al público, tanto que se ha convertido en un juego adivinar qué cara va con cada apellido: Chris Pratt, Hemsworth, Pine y Evans. Todos ellos rubios, de ojos claros, cuerpos atléticos y dueños del éxito porque un superhéroe se cruzó en su camino.

-¿Por qué decidió unirse a Apple en este proyecto?

-Son una empresa muy bien engrasada con una idea muy clara de los pasos que tienen que dar para crecer. Cuando hablé con Mark Bomback de hacer esta serie, estaba rodando 'Puñales por la espalda' en Boston y me pareció una gran idea hacer una serie policiaca que expone los límites de unos padres desesperados.

-¿Leyó la novela antes de unirse a esta serie?

-No. Lo hice una vez que me uní a la ficción. Siempre estoy buscando historias que me permiten mostrar distintas perspectivas del ser humano, lo que significa ser hijo, padre, hermano... Hemos intentado profundizar en los personajes tanto como nos fue posible. Destacaría la situación que viven los protagonistas, porque provoca un abanico de emociones muy interesantes de representar.

-Usted representa a un padre abogado que se convierte en detective para salvar a su hijo.

-Me encanta mi personaje porque no es el héroe típico. Tras 'Puñales por la espalda', donde soy el villano, o 'Los vengadores', quería un personaje más profundo. Con la variedad alimento al artista que llevo dentro. Esta serie me ha dado la oportunidad de tensar músculos que no había puesto a trabajar en mucho tiempo.

-¿Cuál fue el mayor reto?

-Conseguir el acento de Boston, entender cada fase que atraviesa el personaje; desde que se pone a investigar el asesinato hasta que descubre que su hijo es uno de los sospechosos. No soy padre, pero creo que fui capaz de entender su sufrimiento y su desesperación.

-Ejerce de productor ejecutivo de la serie.

-Sí. Creo que es una progresión natural en mi carrera. He trabajado como actor, como director y ahora quiero producir proyectos que me interesan. Ser productor me permite atar flecos que quedan sueltos en la producción, activar puentes gracias a mis contactos y tomar control de situaciones que los actores nunca podemos controlar. He decidido que quiero producir narraciones que alimenten mi apetito creativo. Recibo muchos guiones, muchos proyectos y este era diferente. La historia me afectó especialmente por la desintegración social de una pareja privilegiada que ve su vida caer en una espiral de destrucción.

-¿Alguna vez ha sentido el vacío social?

-En el pasado he oído el rechinar que producen las grietas mentales. La fama te obliga a recalibrar, a regresar a tus raíces, a volver a poner los pies en el suelo si es que no quieres perderte. Creo que este guión muestra unos valores que, en conjunto, hemos ido perdiendo. Me inclino hacia temas dentro de ambientes familiares porque considero que la audiencia conecta con estas narraciones.

Vídeo. El tráiler de 'Defending Jacob'.

-¿Se parece en alguna medida al personaje?

-No. Afortunadamente crecí dentro una familia funcional donde todos reconocemos el papel que tenemos en ella. Me educaron con mucho cariño, sin albergar complejos, ni inseguridades. No busco parecerme a los personajes que interpretó, al contrario, intento descubrir personalidades diferentes que no me limitan y que alimentan mi curiosidad artística.

-¿Considera a este hombre un héroe?

-Por supuesto. Yo me identifico más con los héroes de carne y hueso que con los superhéroes. Hombres reales que luchan con determinación contra situaciones extraordinarias. De niño me inspiraron películas como 'Aventuras en la gran ciudad' y '¡Tres amigos!', porque, aunque no sean superhéroes con mallas, a mí me impactaron.

-¿Le interesan las historias con mensaje?

-Como artista quiero entretener. De ninguna manera pretendo predicar con mi trabajo. La idea transmitida en esta serie habla de la transformación de los personajes dentro de un ambiente de privilegio. Un día tu vida puede cambiar por completo, pero este es un relato cinematográfico. Si alguien quiere aplicar su experiencia al argumento, debe hacerlo desde su espacio personal y sacando sus propias conclusiones sin que yo les aliente en un sentido u otro.

-Usted siempre ha reconocido su mala relación con la fama.

-No hay fórmula mágica para entender la fama, cada uno la experimenta a su manera. Yo la veo como un evento poco saludable. En mi opinión, juega demasiado con tu ego. A mí me interesa tener una vida estable, pasar tiempo con mi familia y mis amigos, y olvidarme de Hollywood. Mi meta es vivir una vida normal en Massachusetts y trabajar en la industria en proyectos que despierten mi curiosidad. La fama no me interesa.