Scarlett Johansson retoma su papel de Natasha Romanoff, alias Viuda Negra.

Scarlett Johansson: «No quería sexualizar mi personaje»

La actriz encarna por sexta vez a Natasha Romanoff, alias Viuda Negra, en una película que explora su pasado en la KGB antes de convertirse en Vengadora

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Desde su primera aparición en 'Iron Man 2', Scarlett Johansson (Nueva York, 1984) ha encarnado en seis ocasiones a Natasha Romanoff, alias Viuda Negra. Sin el equipo de 'Los Vengadores' a su alrededor, la directora Cate Shortland apuesta por el viaje psicológico y un mensaje feminista.

–¿Cómo entendemos la evolución de Natasha?

–Cuando la vemos en 'Iron Man 2', es una caricatura de su persona, reaccionando a todos los personajes masculinos. Luego, es una lideresa complicada en 'Capitán América: El Soldado de Invierno'. Y en 'Avengers: Endgame' es una persona completamente formada. Su evolución ha sido progresiva y estoy orgullosa de eso.

–¿Qué quiere lograr con 'Viuda Negra'?

–Es una película de acción impulsada por el deseo de hacer que el público se sienta animado. En lugar de ser un personaje en blanco y negro, hay ambigüedad en Natasha. Tiene que evolucionar hacia un lugar en su vida donde quedan cosas por resolver, el trauma de su pasado.

Vídeo. Tráiler de 'Viuda Negra'.

–¿Esta es una película muy feminista?

–Sí. El personaje ha cambiado a lo largo de los años y probablemente tenga que ver conmigo. Ahora tengo 36 años, soy madre y mi vida es diferente. Obviamente, han pasado diez años desde que empecé con el personaje y he evolucionado. Creo que me entiendo mejor a mí misma. Como mujer, estoy en un lugar diferente a cuando empecé con el personaje y creo que puedo aceptar mejor mis inseguridades. No quería sexualizarla, porque ella tiene que tener el control. Sabíamos que en esta película tenía que evolucionar hacia un lugar en el que avanza en su vida y resuelve el trauma de su pasado.

–¿Básicamente es una película de origen?

–En cierto sentido lo es. Era una forma de trabajar muy extraña. Supongo que ese es siempre el caso de una precuela, nunca había hecho algo así antes. Fue interesante trabajar en un presente que influye en lo que harás en el futuro y que refleja el pasado.

Scarlett Johansson y Florence Pugh en 'Viuda Negra'.

–Después de seis apariciones en pantalla como Natasha, debe conocer al personaje de adentro hacia afuera.

– Sí, y me encanta su integridad. Ella es un gran personaje porque no tiene miedo de admitir cuándo se equivoca. Es una mujer muy entrañable. Siente curiosidad por sí misma y por otras personas, y creo que eso la hace destacar entre los superhéroes.

–¿Qué aspectos del carácter y la personalidad de Natasha pudo explorar en esta película?

–Creo que Cate quería mostrar a Natasha al comienzo de esta película realmente sola por primera vez. Ella siempre ha sido parte de algo más grande, ya sabes, por las circunstancias. Ella ha sido parte de un grupo, pero, de repente, se encuentra flotando en este extraño espacio fuera de juego y se da cuenta de que tiene una posibilidad frente a ella. Su pasado la sorprende y ella lo acepta.

–¿Cómo fue trabajar con Florence Pugh?

–Me sentí muy afortunada porque Florence es una persona atlética. Ella tiene experiencia en danza y clavó todas las coreografías. Todo en esta película está impulsado por la emoción. No hay otro objetivo que no sea solucionar sus problemas. Son solo dos personas que expresan su frustración, su lucha contra el poder, con genuina sorpresa y también con un afecto real. Son dos cachorros de león.

–¿Se sintió liberada con 'Viuda Negra'?

– Si. Creo que la fuerza de Natasha es parte de su vulnerabilidad. Ha sido una evolución interesante y ha sido fascinante descubrirlo con cada director con el que he trabajado, porque cada uno tenía una visión diferente. Con Cate ha sido liberador porque no tiene miedo de mostrar nada, incluso las partes incómodas. Natasha en esta película es más Viuda Negra que nunca.

Un pasado en la KGB antes de convertirse en Vengadora

OSKAR BELATEGUI

Diez años lleva Scarlet Johansson interpretando a la Viuda Negra, que saltó a la gran pantalla en 'Iron Man 2'. Disney, propietaria de Marvel, sigue exprimiendo todos los personajes de cómic cuyos derechos posee con la excusa de que, ya se sabe, los fans pedían a gritos una película propia. Natasha Romanoff, también conocida como Viuda Negra, encara su pasado. Y para ello contacta con su familia: Yelena Belova (Florence Pugh), Melina Vostokoff (Rachel Weisz) y Alexei Shostakov (David Harbour). Unidos, tendrán que hacer frente a una conspiración que obligará a la protagonista a encarar su pasado como espía en la KGB, mucho antes de SHIELD y de convertirse en una Vengadora.

Situémonos. Además de su debut en 2010, Natasha Romanoff ha aparecido en seis películas de Marvel, incluyendo 'Los Vengadores de Marvel', 'Capitán América: Soldado de Invierno', 'Vengadores: La era de Ultrón', 'Capitán América: Civil War', 'Vengadores: Infinity War' y 'Vengadores: Endgame'. 'Viuda Negra' se sitúa inmediatamente antes de 'Vengadores: Infinity War'. La protagonista ha roto los Acuerdos de Sokovia, ha traicionado al secretario Ross y el grupo de los Vengadores se ha disuelto. La primera película de la Fase Cuatro del Universo Cinematográfico Marvel se estrena simultáneamente en los cines y en Disney Plus con acceso premium por 21,99 euros.

Descubrir el pasado de Viuda Negra, incluida su infancia, es uno de los alicientes de la cinta dirigida por Cate Shortland, que ha retrasado su estreno más de un año por la pandemia. Como cualquier thriller de espías que se precie, la película se rodó en varios continentes: los estudios Pinewood a las afueras de Londres, Noruega, Budapest, Marruecos y Atlanta. Las numerosas escenas de acción incluyen persecuciones en coches y motos, lanzamientos en paracaídas y peleas acrobáticas. Al fin y al cabo, Viuda Negra no tiene superpoderes, así que tiene que compensarlo con los puños al igual que la carismatica Florence Pugh, que aprendió a pelear con cuchillos, kickboxing y taekwondo.