Rhys Ifans, caracterizado como Rasputín, en un fotograma de 'The King's Man: La primera misión'. / Peter Mountain

Rhys Ifans: «Rasputín supo ver que la perversión puede ser atractiva»

Estrena este miércoles 'The King's Man: La primera misión', una precuela de la saga 'Kingsman' donde da vida a Rasputín

J. M.

A Rhys Ifans (Gales, 1967) le pusimos cara cuando dio vida al compañero de piso, algo pervertido, de Hugh Grant en 'Notting Hill'. Desde entonces, su carrera no ha dejado de crecer, casi siempre poniendo su rostro en papeles de secundario. En 'The King's Man: La primera misión', que llega mañana a los cines, se mete en la piel de Rasputin. La cinta, una precuela de la saga 'Kingsman', que cuenta los orígenes de la agencia, aborda la aventura en la que se tendrá que embarcar un hombre para detener a un grupo formado por los tiranos y las mentes criminales más malvadas de la historia que busca desencadenar una guerra que matará a millones de personas.

-¿Cómo es su Rasputín?

-Todos conocemos a Rasputín. Tiene un canon fotográfico muy icónico y creo que fue una de las primeras figuras que fue consciente de lo que significaba estar ante una cámara. Supo adivinar el poder de una imagen y del misterio que se esconde tras esa imagen. Cuando ves las fotografías de esa época te das cuenta de que la gente parece desconcertada por el hecho de que la estén fotografiando. Por el contrario, da la impresión que Rasputín sabe muy bien lo que hace una lente. Se ve que en algunas de las fotografías ha oscurecido a propósito los ojos para reforzar ese misterio. Se puede transmitir muy bien esa iconografía, que es lo que he hecho con mi papel, y creo que Matthew (Vaughn) también lo ha hecho en su manera de rodar la película. Pero además Matthew ha añadido otro elemento que consiste en que es un luchador exquisito.

-¿Qué tipo de luchador es?

-Matthew quería encontrar un lenguaje específico para la lucha de Rasputín. Se le ocurrió la idea porque Rasputín era un excelente bailarín ruso sobre todo en bailes georgianos o cosacos. Así que, Matthew y el equipo de especialistas inventaron un arte marcial que es una amalgama de varios tipos de artes marciales orientales y lo mezcló con los bailes rusos. Rasputín sume a sus enemigos en un sopor con ayuda de la música. Baila y de repente surge algo muy siniestro, un golpe mortal.

-¿Aportó sus propias ideas?

-Mi idea era que todas las personas a las que asesina Rasputín suelen morir en lo que creen que es un baile. Así que casi todos mueren con una sonrisa en el rostro.

-¿Cómo fue el entrenamiento?

-Fue un proceso bastante desconocido ya que no estábamos familiarizados con el género de acción. Hubo que entrenar mucho. Eso nos dio muchas claves sobre el personaje. Yo tenía la sensación de que él era una figura santa, con una gran serenidad espiritual, pero lo cierto es que en cualquier momento podía descontrolarse y sumirse en un delirio de violencia.

-¿Lo pasó bien?

-Todo el ejercicio de cardio que había hecho hasta ahora era entrar y salir de la ducha. No he ido nunca al gimnasio. Pero tras un mes o dos de entrenamiento físico, alcancé ese estado del que hablan las personas que hacen ejercicio: el subidón. Ahora corro todos los días y es genial.

-¿Qué es lo que más le sorprendió de Rasputín?

-Creo que Rasputín sigue siendo una figura tan intrigante porque se sabe muy poco de sus primeros años y de su vida con el zar y la zarina. Es un personaje que dejó una huella cultural comparable a la de Charles Manson, que hipnotizó a una generación. Estaba muy bien considerado pero lo cierto es que antes de eso lo enviaron al frente en la Primera Guerra Mundial para luchar con las tropas rusas y eso es algo que yo no sabía. Terminó mal y fue entonces cuando cayó enseguida en desgracia entre el pueblo ruso. Sabía que tenía influencia sobre el zar y la zarina, que se daba la gran vida y que gozaba de lujos que otros miembros de la corte no tenían. Desconocía que se le escuchaba a un nivel político tan alto.

-Menciona a Manson. ¿Le sirvió para su interpretación?

-No directamente, sino en lo que se refiere a su capacidad para hipnotizar a las masas. Hitler también la tenía, y es algo que han utilizado muchas estrellas de rock. Si ves las fotos de Aleister Crowley, te das cuenta de que era otra figura muy consciente de la cámara y de la imagen y de cómo la gente lo identificaba con la perversión sexual. Es muy posible que Rasputín fuera una de las primeras personas en comprender que la perversión podía resultar atractiva.

============IN08 PIE (A) (166989879)============

Rhys Ifans, caracterizado como Rasputín, en un fotograma de 'The King's Man: La primera misión'. Peter Mountain

============IN02 TIT 2 (166989878)============

«Rasputín supo ver que laperversión puede ser atractiva»

============IN03 SUBTIT REPOR-ENTRE 2 (166989877)============

Rhys Ifans Actor

============IN09 SUMARIO Data (166989874)============

Los entrenamientos

«Nunca había ido al gimnasio. Todo el ejercicio de cardio que hacía era entrar y salir de la ducha»