Birthe Neumann y Simon Bennebjerg en 'El pacto'.

El pacto con el diablo de Karen Blixen

Bille August ilustra en 'El pacto' la relación casi vampírica de la escritora de 'Memorias de África' con un poeta 30 años más joven que ella. «El diablo le prometió que todo lo que ella experimentara sería una novela», afirma el director danés

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

El nombre de Karen Blixen (1885-1962) adopta en nuestro recuerdo el rostro de Meryl Streep en 'Memorias de África'. Los diecisiete años que pasó en Kenia marcaron la vida de la escritora danesa, que firmó gran parte de sus obras como Isak Dinesen. Sin embargo, el grueso de su literatura la concibió en la casa familiar de Rungstedlund, unos kilómetros al norte de Copenhague, hoy un museo que conserva todos sus recuerdos intactos y en cuyos jardines se encuentra su tumba junto a una haya centenaria.

Blixen es una gloria nacional en Dinamarca, pero también una mujer compleja que tras su aventura africana se convirtió en una celebridad. Trató a mitos como Marilyn Monroe, vivió la ruina económica y en sus últimos años sufrió una degradación física marcada por la sífilis, que le contagió su marido en Kenia. Nada ilustra tan bien su lado oscuro como su historia con el poeta Thorkild Bjørnvig (1918-2004), al que conoció cuando él tenía 29 años y ella 62. Blixen le abrió las puertas de la literatura, pero a cambio le mantuvo encerrado en Rungstedlund prácticamente durante dos años.

Vídeo. Tráiler de 'El pacto'.

Jørgen Stormgaard, que escribió 'Blixen y Bjørnvig. El pacto se rompió', describe una relación de mutua dependencia, mefistofélica, «entre poeta y musa, pero también entre ama y criado». Su libro es ahora una película que llega a los cines el 28 de enero y que ha originado una formidable polémica en Dinamarca, logrando que las obras de Blixen y Bjørnvig encabecen las listas de ventas. Bille August, ganador del Oscar y de dos Palmas de Oro, reconoce que siempre se había sentido fascinado por una escritora que concibió su vida como una obra. «Ella sostenía que hizo un pacto con el diablo por culpa de la sífilis», cuenta el director a EL CORREO. «El diablo le promete que todo lo que ella experimente será una novela. Me parece fascinante que siempre intentara manipular a la gente que la rodeaba para que le inspirara».

Casado y con un hijo pequeño, Thorkild Bjørnvig (Simon Bennebjerg) es un escritor de talento y un hombre atractivo, pero Blixen (Birthe Neumann) sabe que no puede acostarse con él por su enfermedad. La autora de 'Memorias de África' le muestra un excitante mundo de éxito con el que dirá adiós a sus estrecheces económicas. Le invita a que viva con intensidad y se concentre en sus escritos, a que viaje a otros lugares y hasta a que cometa adulterio para dejar atrás una vida familiar que, según Blixen, castra la creación.

Karen Blixen y Thorkild Bjørnvig en la casa familiar de Rungstedlund.

«Puedes ser mejor escritor si has tenido experiencias en la vida», reflexiona el director de 'Pelle, el conquistador', 'Las mejores intenciones' y 'La casa de los espíritus'. «Pero eso no significa que tengas que ser infiel o engañar a nadie. Karen Blixen odiaba el matrimonio, para ella era un elemento dañino, devastador. Hasta llegó a sugerir que la mujer de Thornkild se suicidara, algo que sucedió aunque por suerte no salió bien». 'El pacto' se pregunta si un feliz padre de familia puede ser un artista o si hace falta ser alguien torturado para extraer verdad en la creación. «Conozco a grandes artistas que son gente tranquila, que aman su familia y su hogar», apunta Bille August, que fue amigo y discípulo de Ingmar Bergman, «un hombre torturado, la autoflagelación constante». «Eso ayuda si sabes tocar todas las teclas del piano a la hora de retratar a los personajes».

«Conozco a grandes artistas que son gente tranquila, que aman a su familia. Bergman en cambio era un hombre torturado, la autoflagelación constante»

artistas torturados

«Creo que la gente sigue queriendo ir al cine. Entras a una sala, te sientas en la butaca, te envuelve la oscuridad y de pronto eres un niño otra vez»

regreso a las salas

Aunque se la califique de «bruja», el director sostiene que a Karen Blixen no le desagradaría el retrato que el filme hace de ella. «Daba muchas fiestas en su casa, y cuando se disfrazaba lo hacía de bruja. Nunca previó las consecuencias de su deseo. Por culpa de esos manejos perdió a Thornkild y su mundo entero se derrumbó». A sus 73 años, padre de ocho hijos de cinco mujeres diferentes, Bille August tiene seis películas en preparación, entre ellas un 'biopic' de Gianni Versace. El Oscar por 'Pelle, el conquistador' en 1988, reconoce, le inundó de ofertas. «De pronto, fui un director internacional. Pero siempre he visto a Hollywood como algo superficial. Muchos directores europeos van allí y el resultado es muy triste, porque se los comen».

El director Bille August en Madrid. / jesús Hellín/Europa Press

El autor de 'Los miserables' y 'Smila, misterio en la nieve' nunca echa la vista atrás. «Solo me interesa el próximo proyecto», asegura el cineasta, que prepara con Netflix 'Ehrengard', adaptación de un cuento póstumo de Karen Blixen. «La pandemia fue una oportunidad para las plataformas de streaming de hacerse con el mercado», admite. «Pero yo creo que la gente sigue queriendo ir al cine. Entras a una sala, te sientas en la butaca, te envuelve la oscuridad y de pronto eres un niño otra vez».

August lamenta que los grandes estudios «solo están interesados en los superhéroes de Marvel». Netflix y otras plataformas apuestan en cambio por un cine intimista. «Algunas de las películas nominadas al Oscar este año estarán producidas por Netflix, porque simplemente los estudios no se molestan en financiarlas», adelanta. «Para mí el futuro será que esas películas se estrenen primero en salas y después on-line».