Una imagen de 'El mundo de ayer'.

'El mundo de ayer': ¿todo vale en política?

Léa Drucker, Denis Podalydès y Benjamin Biolay protagonizan un drama que refleja los entresijos de la política, muy pegado a la actualidad

Borja Crespo
BORJA CRESPO

El pánico al crecimiento de la extrema derecha en Europa -y el mundo-, especialmente en Francia, tal y como hemos visto estos días, es el germen de 'El mundo de ayer', un drama político de nacionalidad gala que entronca con la actualidad, empapada de pesimismo, hasta el punto de provocar escalofríos con algunas secuencias. La presidenta del país vecino se ve contra la espada y la pared justo cuando pretende abandonar su carrera, ya cansada, más que dispuesta a ceder el testigo a su sucesor, puesto a dedo. Antes de los cercanos comicios debe enfrentarse a un escándalo imprevisto que pone en la picota al heredero designado.

El patinazo es de tal magnitud que las elecciones, a celebrarse de modo inminente, pueden dar la victoria sin contemplaciones al candidato neofascista. Un duro varapalo, a la vuelta de la esquina, que puede evitarse a contrarreloj, en tan solo tres días, muy poco tiempo para frenar un jarro de agua fría que puede afectar por siempre a la historia del país. Diversas estrategias están dispuestas sobre la mesa para desviar el fiasco en tiempo récord, pero caer de pie no es fácil. Nada fácil.

El cineasta francés Diastème ('Sangre francesa'), que así firma sus películas –en castellano diastema es el llamativo hueco entre los dientes, preferiblemente las paletas, que lucen determinados individuos-, es responsable de la dirección y el guión, partiendo de un libro autobiográfico del escritor austriaco y activista Stefan Zweig ('El mundo de ayer: Memorias de un europeo'). Para la elaboración del libreto, el realizador y guionista contó con la colaboración de reconocidos periodistas de investigación, eruditos en la materia, como Fabrice Lhomme o Gérard Davet.

Una imagen de 'El mundo de ayer'.

La cinta explora el terror a la expansión de la extrema derecha en Francia, un virus que parece no tener límite a la hora de contagiar a los votantes. 'El mundo de ayer', reflejo del descontrol político que nos rodea, cuenta con un elenco principal sobradamente preparado: Léa Drucker ('Custodia Compartida'), Denis Podalydès ('Los Amores de Anaïs'), Alban Lenoir ('La Bala Perdida') y Benjamin Biolay ('Las Apariencias').

'El mundo de ayer' retrata la decadencia del poder, aquello que ansían los seres humanos. El posible destino trágico de un país está en manos de un grupúsculo de políticos y asesores que deben tapar algo oscuro para que no les haga sombra algo supuestamente pero, planteándose un curioso debate moral. La ética en el disparadero. Los diálogos y las interpretaciones protagonistas sostienen bien un filme político que visita la cartelera en el momento ideal para reflexionar sobre los acontecimientos políticos que copan los grande medios.