Un fotograma de 'Scream 5'.

El miedo y las risas nerviosas de 'Scream'

La saga 'Scream' regresa a la cartelera veinticinco años después, sin Wes Craven tras la cámara. El nuevo equipo mantiene la llama del inicio de la franquicia, fusionando terror y humor en un filme lleno de guiños que homenajea el género

BORJA CRESPO

La saga 'Scream' fue un punto y aparte en el cine de horror dirigido al público juvenil, con el protagonismo de Ghostface, uno de los psychokillers más populares de la historia del celuloide de terror reciente. Su careta, inspirada en el popular cuadro 'El grito' de Munch, se vende en las tiendas de disfraces para su disfrute en Halloween, señal inequívoca de que estamos ante un icono reconocible para el gran público. Ya forma parte de la memoria colectiva y la cultura popular, como Leatherface, Jason, Freddy Krueger, Mike Myers y tantos otros famosos asesinos en serie estrellas de la ficción macabra. La serie revolucionó el género añadiendo humor negro y giros inesperados, rozando el delirio, a la típica historia siniestra protagonizada por un matarife estrambótico que va sembrando el pánico a su paso, a golpe de cuchillo, cometiendo una sucesión de asesinatos efectistas más que previsibles.

Este cóctel sanguinolento venía aderezado con una cantidad óptima de guiños al propio género, con un agradecido tono desenfadado. Una oda al metalenguaje dirigida por el maestro Wes Craven, responsable de 'Pesadilla en Elm Street', entre otros títulos de culto, con guión inventivo de Kevin Williamson ('The Faculty'). Ambos rompieron moldes con la colaboración actoral de Neve Campbell, la scream-queen del momento -cuando la etiqueta no despertaba suspicacias-, David Arquette, Courtney Cox, Hayden Panettiere, Kristen Bell y Anna Paquin, a lo largo de cuatro entregas taquilleras que comenzaron con la famosa llamada telefónica letal a Drew Barrymore. También existe una serie que consta de tres temporadas que retocó la fórmula para los nuevos tiempos. Veinticinco años después regresa la franquicia, apuntándose a la cultura de la nostalgia, con una quinta película firmada por Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, responsables de la divertida e igualmente multirreferencial 'Noche de bodas', donde una esposa feliz veía truncado su matrimonio recién estrenado al tener que participar en un ritual familiar extremadamente violento.

Un fotograma de 'Scream 5'.

La nueva 'Scream' se inspira de lleno en la primera entrega de la franquicia, la mejor del lote hasta la fecha, para el deleite de los aficionados al género, colocándose en un merecido segundo puesto en el ranking de la saga. Quienes vieron el inicio de la misma en los años 90, cuando tocaba, ahora peinan canas, como los protagonistas que vuelven a las andadas junto a un reparto renovado. Viejos y nuevos rostros conviven en armonía en una propuesta de ritmo encomiable, consciente de su condición. No cambian las reglas del juego y se mantiene el espíritu de la cinta original cinco lustros después, apelando a lo emocional en el caso de los espectadores veteranos mientras la nuevas generaciones pueden disfrutar con un slasher repleto de referencias que probablemente intuyen. Conversar sobre los lugares comunes del terror se mantiene. El tranquilo pueblo de Woodsboro vuelve a ser testigo del festín sangriento. Alguien ha rescatado la máscara de Ghostface con el objetivo de matar adolescentes como si no hubiera un mañana, resucitando los secretos del pueblo maldito. Campbell, Cox y Arquette repiten con ganas sus roles, compartiendo penurias y persecuciones con Melissa Barrera, Kyle Gallner, Mason Gooding, Mikey Madison, Dylan Minnette, Jenna Ortega, Jack Quaid, Marley Shelton, Jasmin Savoy Brown y Sonia Ammar.

El cine de terror ha creado una serie de escalofriantes mitos que se han cubierto de gloria a base de hachazos y cuchilladas. Sus hemoglobínicas tribulaciones se repiten una y otra vez en películas casi fotocopiadas que no dejan de atraer al público juvenil. Ghostface, a diferencia de sus compañeros de fechorías charcuteras, no se toma en serio a sí mismo, lo que es de agradecer. No obstante, sus andanzas estremecen igualmente, aunque dieron lugar a una saga paródica, 'Scary Movie', que ya cuenta con cinco películas tremebundas. La última 'Scream' merece ser degustada tras repasar la entregas anteriores, especialmente la primera y la cuarta, la única disponible en plataformas en streaming.

Vídeo. El tráiler de 'Scream'.

Temas

Cine