Michelle Dockery en el estreno londinense de 'Downton Abbey: Una nueva era' el pasado 25 de abril.

Michelle Dockery: «El éxito de 'Downton Abbey' me ha abierto muchas puertas»

La actriz británica, que también triunfa con 'Anatomía de un escándalo' en Netflix, retoma el papel de Lady Mary en una nueva entrega cinematográfica de la serie sobre los Crawley

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

'Downton Abbey: Una nueva era' es la secuela de la muy popular película estrenada hace un par de años, que a su vez fue un derivado de la legendaria serie de televisión. Creada por el aristócrata Julian Fellowes, la cinta lleva al público de regreso al castillo de los Crawley, donde el clan familiar se organiza para un viaje al sur de Francia. Vuelven casi todos los protagonistas: Michelle Dockery como Lady Mary Crawley, Laura Charmichael como Lady Edith Crawley, Joanne Froggatt como Anna Bates, Hugh Bonneville como Robert Crawley y la veterana actriz Maggie Smith en su personaje de la indomable Violet Crawley, la matrona de la dinastía. Además se unen nuevos miembros al reparto, como es el actor británico Dominic West.

Al frente del reparto de 'Downton Abbey: Una nueva era', Michelle Dockery (Londres, 1981) ha ido construyendo una carrera que la ha llevado a protagonizar también la serie 'Anatomía de un escándalo', que se ha convertido en la número 1 de Netflix en el Reino Unido. La serie se basa en el libro más vendido de Sarah Vaughan y ofrece una mirada emocionante a un romance que sacude los pasillos del poder británico.

-Los Crawley dirigen sus pasos a Francia en una nueva aventura, pero también parece que se complica la herencia de Violet.

-Creo que ella salió bien parada después la primera película y era natural que, en la segunda parte, su situación se complique. Esta película es una visión de los Crawley en un contexto diferente. El hecho de poder viajar, de tener más presupuesto, nos ha permitido rodar escenas imposibles de filmar en el pasado. Con cada episodio de esta franquicia, vamos subiendo el listón.

-¿Qué significa para usted seguir interpretando a Lady Mary?

-Esta vez, Mary recibe al director Jack Barber (Hugh Dancy), quien decide hacer una película en Downton mientras el resto de la familia parte hacia la Riviera francesa. A pesar de lo difícil que es volver a reunir a tantos miembros del reparto, para mí es una alegría volver a estar con el equipo porque siento que estoy en familia. ¿Quién no desea volver a ver a su familia? Mientras el público tenga apetito de los Crawley, yo seguiré regresando al personaje. Me encanta interpretar a Mary, no solo como artista, ya que siempre es una suerte tener trabajo en esta industria, sino a nivel personal. En este momento tengo mucho que agradecer al personaje y a su creador Julian Fellowes.

Vídeo. Tráiler de 'Downton Abbey: Una nueva era'.

-¿Les afectó la pandemia durante el rodaje?

-Sí, pero tuvimos la suerte de contar con un equipo muy preparado para asumir el riesgo. La dedicación de los productores fue inagotable. Entiendo que he sido muy afortunada por poder trabajar en un momento tan difícil, porque el Covid nos obligó a apreciar la vida de otra manera. Poder rodar 'Downton Abbey' en estas circunstancias, con un equipo al que considero mi familia, fue una experiencia muy positiva.

-Maggie Smith también regresa a la serie.

-Cualquier escena con Maggie es un privilegio, pero hay una secuencia en particular que fue muy emocionante para mí. No quiero revelar detalles, pero voy a recordar ese momento como uno de los mejores de mi carrera y de mi vida. Nunca lo olvidaré.

-¿Cuáles son las grandes diferencias entre la serie y sus películas?

-El cine y la televisión son dos medios diferentes. En la serie no esperas que todos los personajes aparezcan en cada episodio porque hay una continuidad, sin embargo en la película los que aparecen deben tener una razón para estar ahí. Debemos obligarnos a contar la narrativa de cada personaje para resolver su historia. Eso altera la estructura con respecto a la serie, pero la esencia de los Crawley se mantiene.

Hugh Bonneville y Michelle Dockery en 'Downton Abbey: Una nueva era'.

-El futuro se presenta abierto para esta familia que abandona la televisión para subirse a la gran pantalla en la segunda entrega de una serie de películas. ¿Piensa rodar más?

-Sería una tontería decirte que no vamos a rodar más, supongo que depende de la audiencia. No sé cuál será el futuro de los Crowley, no sé si haremos más películas sobre ellos, pero yo estoy dispuesta.

-¿Cómo describiría a Lady Mary?

-Cuando leí el primer guion de la serie, me pareció que mi personaje era una mujer fría con una actitud muy despectiva hacia los que ella no consideraba de su clase. Pero luego descubrí que es una mujer vulnerable a quien las circunstancias de su vida obligan a cambiar. Como actriz la veo complicada y por eso me gusta interpretarla.

-¿Le gustaría vivir como Lady Mary?

-Sí. Creo que me gustaría. Es cierto que las mujeres tienen ahora más libertad, pero me fascina el vestuario, su femineidad, su valentía. Dentro de su situación social, Lady Mary es de las pocas mujeres que se atreve a ser una adelantada a su tiempo, a hablar con una franqueza que otros personajes no se permiten.

-También ha logrado el éxito en Netflix con la serie de David E Kelley 'Anatomía de un escándalo', donde da vida a una abogada.

-Sin duda el éxito de 'Downton Abbey' me ha abierto muchas puertas. Me encantó la novela en que se basa la serie. Y debo reconocer que mi personaje ha sido un desafío por sus múltiples facetas. Es una historia fantástica, realmente poderosa. Ser parte de un drama de David E. Kelley, de quien soy tan fan, es un privilegio y un orgullo.