Mark Rylance en 'El sastre de la mafia'.

Mark Rylance: «Siempre me he considerado clase obrera»

El protagonista de 'El sastre de la mafia' no para de ser reclamado por Hollywood desde que ganó el Oscar gracias a 'El puente de los espías', de Steven Spielberg

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

'El sastre de la mafia' es un filme de suspense ambientado en una sastrería de Chicago en los años 50, con una narrativa cambiante destinada a hacernos cuestionar lo que creemos que sabemos sobre los personajes. Ambiciosa y sorprendente, la película cuenta con el actor favorito de Steven Spielberg, Mark Rylance (Ashford, Reino Unido, 1960), como protagonista. El actor da vida a aun sastre que cose hermosos trajes a medida para su clientela que, según avanza la trama, resultan ser en su mayoría delincuentes asociados a los miembros de la familia criminal Boyle. Dirigida por Graham Moore, la cinta es un continuo ir y venir de giros y vueltas que van tejiendo un ingenioso misterio. Rylance, de 62 años, demuestra un talento formado en el teatro junto a la Royal Academy of Dramatic Art, donde llegó a ser el primer director artístico en 1995. Durante la pandemia, con los cines cerrados, el actor británico reconoce haber rodado seis largometrajes, entre ellos 'No mires arriba' de Adam McKay para Netflix y este 'El sastre de la mafia', que llega el 20 de mayo a los cines españoles.

-Desde que ganó el Oscar por 'El puente de los espías' (2015) Hollywood parece rendido a sus pies.

-Les ha costado encontrarme, la verdad. Llevo trabajando décadas en Inglaterra, pero, desde que conseguí el Oscar recibo muchas más oportunidades. Yo soy feliz siendo actor de teatro, no me importaría trabajar únicamente en la escena, pero si alguien viene y me ofrece un papel que merece la pena, no lo rechazo. Hice muchas películas antes de 'El puente de los espías', pero ninguna de ellas tuvo el mismo éxito.

Vídeo. Tráiler de 'El sastre de la mafia'.

-La ropa del sastre es una metáfora en la historia.

-Según avanza la historia, vamos desnudando al protagonista. La ropa es una forma de comunicarnos con el exterior y, en este caso, mi personaje se dedica a vestir a un grupo de criminales. Lo que él piensa lo vemos en los trajes que construye. Es un artesano que no da puntada sin hilo.

-Es cierto que pasó tiempo en una sastrería real.

-Sí. En Savile Row, Huntsman & Sons, donde aprendí el arte de cortar y coser, dos oficios muy diferentes, como subraya la película. Hay un proceso específico en el trabajo de actor que consiste en entender la esencia de los personajes. Yo recibo papeles muy específicos que necesitan preparación. Soy un actor meticuloso y me divierte entrar en la piel de estos hombres sin miedos ni ataduras.

-Ha dicho que le preocupa Elon Musk. ¿Se considera un actor activista?

-Lo soy. Me preocupa el medio ambiente y estoy muy preocupado por el rumbo que está tomando el planeta. Creo que los actores tenemos el trabajo de conmover a las personas, de emocionar con historias que inviten a pensar en el bien común.

Zoey Deutch y Mark Rylance en 'El sastre de la mafia'.

-¿Qué fue lo más difícil de aprender a coser?

-Yo pensaba que sabía coser, pero me di cuenta de que hacer trajes es algo completamente distinto. Tuve que aprender a sostener el dedal correctamente y las complejidades de las muchas piezas que componen un traje perfectamente hecho. Pero también la experiencia del personaje, su seguridad en el trabajo. Cuando un artesano tiene talento, dentro de la clase trabajadora, recibe la admiración de sus clientes y sus competidores. La sastrería no es un oficio, sino un arte.

-¿Se parece en algo a su personaje?

-Yo también intento ser cada día mejor en mi trabajo. Quiero ser un maestro que no deja de amar su profesión. Siempre me he considerado clase obrera. Supongo que mi sentido de responsabilidad hacia el trabajo es algo heredado de mi padre y de mi abuelo. En mi familia, todos somos clase trabajadora.

-Disfruta con todos los personajes que interpreta.

-No los juzgo y eso me permite disfrutar. Los actores entendemos que tenemos que amar a todos los personajes, desde un rey hasta un psicópata, y dejar que sea el público quien juzgue tu trabajo. Leonard no ha sido un personaje fácil, al contrario, tuve que aprender cuál es el sentido de cada cosa que hace, desde cortar la tela hasta pintar una línea, porque nada de lo que hace es improvisado.

-Se preocupa por su forma de vestir.

-Más desde que he rodado esta película. Siempre me ha interesado el juego que una chaqueta puede dar a un personaje sobre el escenario, pero nunca me había preocupado por mi estilo personal. Ahora es diferente, Leonard me ha enseñado a vestir con elegancia. Tengo un sastre nuevo y entiendo la relación especial entre su sastre y su cliente.

-En la pandemia rodó seis películas.

-Sí. Me cuesta mucho estar sin trabajar. En este momento de mi carrera quiero aprovechar el éxito, pero las circunstancias han hecho que muchas de las películas se estrenen casi simultáneamente en los cines.